educ.ar Ministerio de Educación , Ciencia y Tecnología
 
 
Home CDHome Experiencias de educación intercultural Educación intercultural bilingüe. Debates, experiencias y recursos CD N° 9 - Colección educ.ar
 
   
Una experiencia educativa en la Quebrada de Humahuaca - Experiencia Quebrada de Humahuaca
Versión para imprimir
Tapas del libros

En el año 1992, un grupo de docentes y alumnos del Profesorado de Tilcara consultó a la comunidad acerca del perfil del maestro que debería formar la institución. Los planteos de la comunidad excedieron los propósitos de la consulta. Cuestionaban tanto los contenidos curriculares como los modos de enseñanza, nos señalaban que las escuelas desconocían la cultura quebradeña. La fuerza de esa cultura diferente, ignorada y hasta rechazada en las aulas, interpeló y movilizó al grupo que había propuesto la consulta, y se conformó entonces el equipo "Elaboremos entre todos una escuela para todos". Comenzamos así, con el apoyo del PSE, a trabajar a partir de las demandas de la comunidad, en la producción de materiales didácticos y en la capacitación docente, especialmente en las áreas de Ciencias Sociales y Lengua.

El recorrido del Equipo siempre ha tenido como premisa escuchar a la comunidad en cuanto a lo que pueda decir sobre educación. En una de esas instancias de consulta un papá expresó algo que queremos compartir porque puede ilustrar lo que los padres sienten sobre la escuela. Ese papá se preguntaba por qué sus hijos que ya están en el secundario tienen tantos problemas serios, por qué los profesores los llaman y les reclaman que sus hijos no escriben bien, que no leen bien, que no participan en clase, que no preguntan, que son tan callados. Yo me pregunto –decía el padre– ¿qué pasó con mis hijos que cuando entraron a la escuela eran tan charletas? Y entonces dijo: "Me parece que el carancho escuela se ha comido la lengua de nuestros hijos".

En una reunión convocada por nuestro Instituto de Formación Docente de Tilcara, se representaban situaciones cotidianas relacionadas con la escuela. Doña Petronila Vale, que es una pastora que sólo concurrió a primer grado en una escuela rural, hacía de mamá. El hijo, supuestamente cursando el secundario, llegaba de la escuela y mientras almorzaban se desarrollaba el siguiente diálogo:

—¿Quí has aprendido hoy en la escuela hijito?
—Los afluentes del Mar Caspio, mamá.
—¿Quí es eso, pues?
—Los ríos que van a cargar sus aguas al Mar Caspio.
—¡Chiú, qué bueno! Como aquí todas las quebraditas que bajan al Río Grande. ¿Esas las sabís?
—No todas.
—Esas son pues las que hacen crecer el río que nos lleva los sembrados.

Y entonces Doña Petronila se levantó y se puso a "dar clase" sobre el tema. Siendo su papá arriero, y habiéndolo acompañado por años, ella conocía muy bien todas esas quebradas.

La mayoría de los que escuchábamos, alumnos y docentes, no sabíamos lo que esta abuela quebradeña nos estaba enseñando. Sus valiosos conocimientos no habían formado parte de los contenidos escolares, con los que nos habíamos educado.


Una vez más era evidente que la escuela nos vuelve eruditos de lo ajeno e ignorantes de lo propio.



 
Acerca de... Cómo usar el CD Mapa del CD Créditos