educ.ar Ministerio de Educación , Ciencia y Tecnología
 
 
Home CDHome Experiencias de educación intercultural Educación intercultural bilingüe. Debates, experiencias y recursos CD N° 9 - Colección educ.ar
 
   
Una experiencia en Ciudad Evita - Experiencias de educación intercultural | NEA
Versión para imprimir
Provincia Buenos Aires
Departamento Partido de la Matanza
Localidad Ciudad Evita
Institución EGB Nº 150 “Alejandro Petion”
Autor/es Marcela Fabiana Lucas
E-mail lucasmarcela@aol.com
Etnias/Grupo de origen Guaraní, Quechua, Aymara y descen-dientes de inmigrantes europeo
Cantidad de alumnos total 1100
Cantidad de alumnos aborígenes no contesta
Cantidad de docentes total 70
Cantidad de docentes aborígenes ninguno
Tipo de gestión p/e estatal provincial
Localización urbano/local urbano
Lengua/variedad dialectal

castellano con indicio de contacto con el guaraní, el quechua y el aymara

Mapa de la argentina resaltando la ubicación de jujuy

Revalorizando el contacto de lenguas guaraní-castellano y la diversidad cultural

Introducción

Con la Reforma Educativa comencé a trabajar con una población escolar que tenía particularida­des desconocidas para mí. Desde 1986, enseñaba Lengua y Literatura en primero y segundo año del secundario en la E.E .M. "Provincia de Salta", de Ciudad Evita ( La Matanza ); once años des­pués, me encontraba en la EGB N º 150 con alumnos que me parecían totalmente diferentes de los que había recibido hasta entonces y con los que debía "trabajar".

Durante tres años me sentí absolutamente desconcertada. Yo, profesora de Lengua y Literatura, con más diez años de experiencia en la docencia, no me sentía capaz de ayudar en sus aprendi­zajes a alumnos que no habían adquirido, desde mi punto de vista, conocimientos previos bási­cos, en especial en la producción de textos escritos (organización en párrafos, sistematización del uso de mayúsculas, ni hablar de la ortografía) y en la comprensión de textos (por aparentes deficiencias en su vocabulario). Pensaba que el sistema educativo había fracasado con ellos y que yo reafirmaba dicho fracaso con mi impotencia.

Por suerte, en el año 1999, a partir de que cursaba Sociolingüística en la Maestría del I.S.P. " Joa­quín V. González" 1, observé que un alto porcentaje de alumnos vivía una situación de contacto de lenguas, especialmente guaraní-castellano, que yo ignoraba. También, que aquellos que aceptaban dicho contacto de lenguas manejaban mejor el castellano estándar. Por ello, en el año 2000 im­plementé un proyecto áulico que generó aprendizajes significativos y un intercambio cultural muy enriquecedor entre los alumnos y entre alumnos y docente.

Hoy, cinco años después del gran desconcierto, siento que encontré un camino posible para tra­bajar en las clases de Lengua y Literatura y que, año tras año, podré ir mejorándolo. Un camino que nos permite -a los estudiantes y a mí- "aprender".

Por ello, luego de describir a la población escolar con la que trabajo, narraré la experiencia vivi­da a partir de la puesta en marcha de dicho proyecto áulico, que este año estoy tratando de me­jorar y extender a otros cursos. El camino recién empieza...

También comentaré resultados de una investigación-acción que realicé sobre las particularidades de la lengua escrita de los alumnos con contacto de lenguas castellano-guaraní. Con la profeso­ra Patricia García hicimos un relevamiento para ver si había desvíos de la norma en los que hu­biera transferencia del guaraní. Entendemos que, desde este conocimiento, se puede ayudar al alumno para que reflexione sobre las particularidades de ambas lenguas.

Cotejamos los escritos de los estudiantes con contacto de lenguas con los de los monolingües y, bajo la dirección de la Dra. Angelita Martínez, observamos qué desvíos de la norma tienen su ori­gen en dicho contacto, e intentamos interpretar las motivaciones que originan las "formas dife­rentes" o la recurrencia con distinta intensidad. Consideramos que esto nos puede ayudar a di­señar estrategias de trabajo que favorezcan mayores logros en los alumnos.

Actualmente esta investigación está inscripta dentro de la U.I .D.I. del "I. J. V. González" 2 , que intentará proponer una didáctica integradora frente a las situaciones de contacto de lenguas, es­pecialmente castellano-lenguas aborígenes.

Descripción de la población escolar con la que trabajamos

La EGB Nro. 150, de Ciudad Evita (partido de La Matanza ), está en un sector residencial llamado Pelusita. Un escaso porcentaje de la población escolar proviene de él. El resto, su mayoría, llega de barrios marginales: Villegas, Tablada, 22 de Enero, El Tambo, La Floresta.. ., o de localidades vecinas (Gregorio de Laferrere, González Catán, Isidro Casanova). "Marginales" porque están en los límites de la ciudad -en los márgenes-, porque sus habitantes viven en situaciones permanentes de riesgo socioeconómico -viviendas precarias, subocupación y desocupación, mala alimentación, drogadicción...-, porque los tradicionales habitantes de Ciudad Evita no los reconocen como pertenecientes a ella 3.

  • "Vivo en el barrio 22 de Enero es muy peligroso agarran a tiro cada dos por tres pero es muy sucio pero igual tengo donde vivir."(Ariel) 4
  • "Vivo en Ciudad Evita, la Tablada en el 19, mi barrio es muy feo y hay muchos monoblock y muchas personas y algunas hablan guaraní, no salgo mucho porque vivo paliando con las pibas del barrio y si salgo no me voy tan lejos, porque no tengo plata."(Jésica)
  • "...bueno el barrio donde vivo es tranquilo pero cuando los chorros empiezan a robar la gente se asustan me gusta el barrio pero me gustaría que no exista la droga para los pibes que se drogan porque eso les hacen robar. Pero la gente de mi barrio son respetuosas."(Andrea)

La particularidad lingüística de estos últimos barrios de Ciudad Evita (en especial los que son productos de asentamientos: 22 de Enero, El Tambo, La Reserva ) supera la noción de "comunidad lingüística" 5 con patrones claros y estables de interacción verbal; esta población en un alto porcentaje presenta contacto de lenguas guaraní-castellano (o de intelectos guaraní castellano) de origen correntino, chaqueño, formoseño y paraguayo.

  • "...no somos la única familia que no es de nacionalidad Argentina, también hay Bolivianos y una familia Europea que vive a la vuelta de mi casa. En mi barrio la mayoría casi somos Paraguayos y Bolivianos y por eso en mi barrio se conoce mucho el idioma guaraní o sea el idioma de mi país natal ...", "...entonces esa parte lo que ahora es mi barrio era una villa pero de apoco se fue organizando y es lo que es ahora un barrio grande pero no muy decente que digamos." (Andrés)
  • "Mi lugar: Mis vecinos casi todos son Paraguayos y Bolivianos con algunos me llevo Mi familia: casi todos son paraguayos menos mi hermano mi familia habla guaraní y castellano. Mi historia: Yo antes vivía en Paraguay vivía con mi abuela el año pasado vine a la Ar gentina." (Yolanda)
  • "En mi familia hablamos castellano aunque mi papá, mi tía y mi tío y mi abuelo hablan guaraní." (Jésica)

En estos lugares, la población reúne a muchas familias cuyos mayores (abuelos y padres de alumnos) hablan guaraní y castellano, prefiriendo el primero de estos idiomas en la intimidad familiar. Los nietos o hijos ya desde pequeños se han relacionado con el guaraní como hablantes pasivos: desde los que lo escuchan comprendiendo expresiones aisladas (retos, felicitaciones, insultos), hasta los que lo entienden pero no lo hablan. También, aunque en menor proporción, algunos tienen el guaraní como lengua materna y el castellano como segunda lengua.

Las prácticas de interacción en guaraní o en intelectos guaraní-españoles se dan, como sostuve, en situaciones de intimidad, dentro del ámbito familiar, pero también entre vecinos, en situaciones externas al hogar. Como algunos alumnos refieren en charlas áulicas: en los bailes, en las partidas de truco, en el almacén, etc. Un grupo importante acepta con resquemores el contacto de lenguas del que participa, tal vez motivado por el desprestigio de la opinión común respecto del guaraní

En la investigación realizada en 1999 en dos divisiones: 8vo. "C" y 9no. "A", el 21 y 22% de los alumnos, respectivamente, reconoció que en el seno familiar se hablaba (con diferente intensidad y/o frecuencia) el guaraní.

Durante el 2000 quise corroborar si el porcentaje de contacto de lenguas era significativo y obtuve los siguientes resultados:

En 8vo. "C", sobre un total de 32 (treinta y dos) alumnos -al comienzo del año 6 -, dieciséis reconocieron el contacto de lenguas; en 9no. "A" , sobre 37 (treinta y siete), 8 (ocho) lo admitieron 7 .

Es decir que la observación arrojó el siguiente porcentual de alumnos en cuyas casas alguien (padre, madre, abuelos o tíos) habla guaraní: 50% (cincuenta) y 22% (veintidós), respectivamente 8 .

Por otra parte, se hizo un sondeo en otras dos divisiones 9 : 8vo. "A" y 9no. "B" y varios alumnos admitieron que en sus familias se hablaba guaraní, y casi todos que en sus barrios se escuchaba con frecuencia a vecinos hablando en dicho idioma.

En el mes de marzo del 2001, la descripción de la población escolar arrojó los siguientes porcentajes.

Curso 8vo. "C"

Total de alumnos

22

Porcentual

con contacto de lenguas

10

45%

castellano-guaraní

6

27%

quichua-castellano

2

9%

portuñol-castellano

1

4%

siciliano-castellano

1

4%

no reconocen contacto de lenguas

12

55%

Observaciones:

Hay dos alumnos salteños, con ciertas particularidades en sus escritos, que no reconocen el contacto de lenguas. Los padres de los alumnos que admiten el contacto con el quichua son nacidos en Santiago del Estero. Los de los que reconocen el contacto con el guaraní provienen de Paraguay, Chaco argentino, Jujuy y Corrientes.

Curso 9no. "A"

Total de alumnos

35

Porcentual

con contacto de lenguas

9

26%

castellano-guaraní

6

17%

quichua-castellano

2

6%

catalán-castellano

1

3%

aymara-castellano

1

3%

no reconocen contacto de lenguas

26

74%


Observaciones:

Hay cinco alumnos cuyos padres son nacidos en las provincias de Chaco (dos), Misiones, Corrientes y Santiago del Estero, que no admitieron ningún contacto. (constituyen el 14%).

Entre los que reconocen el contacto guaraní-castellano, el mismo es originado porque sus padres son oriundos de Paraguay y/o de provincias argentinas. Un alumno admitió como lengua materna el guaraní.

Una de las alumnas con contacto quechua es de nacionalidad boliviana y adquirió dicho idioma como lengua materna. Hay otras dos alumnas que sabemos que tienen padres bolivianos: una admitió contacto con aymara y la otra con quechua, aunque con cierta resistencia 10 .

Esto nos permite corroborar que la población que presenta este contacto de lenguas es significativa y debe ser reconocida y atendida, estimulada para aceptar y valorar la situación de contacto; es más, para fomentar el bilingüismo 11.

Proyecto áulico

Se llevó a cabo con un octavo año de la EGB mencionada, donde los alumnos, con importantes problemas de índole socioeconómica, también presentan, en general, graves dificultades en sus aprendizajes (básicamente, deficiencias en la lectura, comprensión y producción de textos). Situación que hace que no puedan evitar el fracaso escolar -aun cuando son promovidos, año tras año, en la EGB -, ya que los parámetros convencionales pedagógicos no se adecuan a estos jóvenes.

En 1999 había observado -como ya sostuve- que, entre los alumnos con contacto de lenguas, aquellos que aceptaban sin prejuicios, de entrada, naturalmente y sin dubitar, que en sus casas algunos familiares (y a veces ellos mismos) hablaban guaraní (o quechua) eran los que mejor manejaban el castellano estándar.

Con el fin de valorar la situación de "contacto" de lenguas me propuse trabajar, en el 2000, con un proyecto para revalorizar la cultura guaraní usando diferentes géneros discursivos (leyendas, textos históricos, videos educativos, etc.), para fomentar la idea de que ninguna lengua ni etnia es superior a otra.

Comenzamos la tarea con el libro de Miguel Ángel Palermo Lo que cuentan los guaraníes, de Editorial Sudamericana. Me resultó asombroso ver con qué facilidad pronunciaban léxico guaraní, que a mí me resultaba difícil. Ellos espontáneamente me enseñaban su pronunciación.

A partir de allí la consigna fue que recopilaran leyendas y/o creencias que circularan por sus barrios. Con sorpresa, durante algunas clases de relato oral pudimos observar que la legendaria figura del Pomberito 12 (típica de la zona guaranítica) aparecía por el barrio 22 de Enero y por el barrio de Villegas. A partir de ese momento, noté que estos alumnos manejaban pautas culturales diferentes de las convencionales. La clase así se convirtió en un espacio de intercambio y enriquecimiento cultural. Esto dio lugar a que los alumnos no sólo trajeran leyendas sino que comenzaron a traer textos poéticos anónimos o de autores consagrados (Neruda, Benedetti y Bécquer fueron los elegidos), para compartir la lectura, exhibición y reflexión sobre ellos.

Continuamos trabajando con actividades de lectura comprensiva con textos expositivos-explicativos que reflejaban las características del pueblo guaraní y con un video educativo de Historias de la Argentina secreta . Realizamos la localización geográfica del pueblo guaraní antes de la invasión española y luego de ella. Y ante la pregunta: "¿Dónde ubicamos actualmente a los guaraníes?", los alumnos contestaban indefectiblemente "en Paraguay". Siempre existió cierta resistencia para sentirse parte de los guaraníes, aun en los alumnos que tienen el guaraní como lengua materna, y en otros, por ejemplo unas mellizas cuyos padres son formoseños y su madre habla diariamente con el padre en guaraní (él -hablante pasivo- le contesta en castellano). Incluso cuando en el video reconocían comidas típicas o formas de cocción que practicaban en sus hogares.

Durante el año sentí que valorar algo que en nuestra sociedad no cuenta con un lugar de prestigio, como la lengua y la cultura guaraní, iba a servir aun para aquellos chicos que no tuvieran este contacto, porque ellos viven otras situaciones de marginación y desprestigio.

Para promover la autoestima también trabajamos con descripciones de la escuela y el barrio, en el segundo trimestre; y con biografías y retratos de los ídolos, con autobiografías y autorretratos de los alumnos, en la tercera etapa.

Durante casi todas las clases hubo espacio para la lectura, la escritura creativa o no, y la reescritura13 .

Por supuesto que la literatura -como dimensión importantísima dentro de lo simbólico en la sociedad contemporánea- estuvo presente, no solo con las leyendas sino con textos de Horacio Quiroga, seleccionados algunos por mí y otros por cada uno de ellos.

En síntesis, abordamos distintas tipologías textuales (narrativa, descriptiva y expositiva explicativa) y diferentes géneros discursivos. Esto nos sirvió para hacer reflexiones metalingüísticas (concordancia sujeto-verbo, adjetivo-sustantivo; uso de los tiempos verbales en la narración, en el texto explicativo; sustitución del objeto directo por la forma pronominal...) y otras de tipo normativo (uso de signos de puntuación, reglas de acentuación, escritura de adjetivos numerales y gentilicios, etc.).

Por supuesto que no todo fue fácil. Por ejemplo, cuando trabajamos con los tiempos verbales básicos de la narración (pretérito perfecto simple, imperfecto y pluscuamperfecto) obtuvimos buenos logros; lo mismo al abordar los usos del presente (explicativo, atemporal, con valor de pretérito); no obstante, en el tercer trimestre quisimos ejercitar de manera global los usos del modo indicativo y los alumnos rechazaron a las actividades, como bien lo muestran sus comentarios:

  • "No me gusto nada cuando hicimos las conjugaciones de los verbos porque fueron muy confusa." (Jorge)
  • "...no me gustaron fueron los verbos porque me confundían..." (Alejandro) 14

En noviembre, la profesora Marta Tomé nos facilitó un diccionario guaraní-castellano y nos sugirió promover trabajos donde el alumno pudiera usar el castellano estándar y la variedad lingüística o la lengua que usaban en sus casas. Así surgió la idea de hacer historietas, donde ellos evidenciaron situaciones barriales en las que se producía el contacto de lenguas 15 . Esto, aunque tarde, permitió producir una valoración de la lengua guaraní contundente, concreta y con más fuerza. Por supuesto, los alumnos sin contacto guaraní-castellano también hicieron los trabajos. Y así surgieron producciones individuales y otras grupales, donde unos diseñaban la historieta, la diagramaban y los que sabían escribían el texto en guaraní. También surgieron dos trabajos que manifestaron otros "contactos": castellano-quichua y castellano-italiano. Fue el mejor cierre.

En el período compensatorio les pedí a los alumnos -a quienes no habían alcanzado los contenidos mínimos- que hicieran una evaluación del trabajo anual y manifestaron lo siguiente:

  • "En al año 2000, en lengua me gustó leer los libros de Horacio Quiroga y el de los guarani. Lo que no me gustó fue resumir los libros de Horacio Quiroga porque lo que más me fastidia es estar horas leyendo libros.
  • Las actividades que más me ayudaron a progresar fueron escritura y lectura. Las cosas que no me gustaron fueron los verbos porque me confundían..." (Alejandro) 16
  • "Este año disfruté mucho la parte de los guaraní por que vimos videos, parte de su cultura. Los cuentos de Horacio Quiroga me parecieron muy buenos y divertidos y me gustó leerlos.
  • Lo que no me gustó fue las ultimas ejercitación de verbos aunque no lo niego me ayudo bastante.
  • Me ayudaron bastante leer los cuentos y el taller de escritura. Me hubiese gustado profundizar la historia de los guaranies." (Nicolás) 17
  • "Lo que me gustó este año fueron las leyendas guaraníes, sus culturas porque eran muy interesante (...)
  • El día que más me gustó fue cuando pasamos las tres horas jugando con dibujos haciendo películas. Pero siempre hay algo malo en el día fue cuando me tocó hacer la película de la bella y la bestia..."(Jorge) 18

Finalmente, pude observar un incremento en el rendimiento de los aprendizajes, que fueron llamativamente mejores respecto de años anteriores. Sobre un total de 25 (veinticinco) 19 alumnos de octavo, aprobaron 13 (trece), es decir el 52%. Si tenemos en cuenta que entre los alumnos desaprobados tres no fueron calificados, por las excesivas inasistencias, el porcentaje de aprobación de los que concurrieron regularmente aumenta a un 68%. En 1996 y 1997 el índice de aprobación no había superado el 30% 20 .

Este proyecto resultó muy enriquecedor para la docente y los alumnos, ya que se produjo un intercambio cultural muy rico y se promovieron aprendizajes significativos: ampliamos nuestros conocimientos sobre literatura tradicional popular, sobre literatura consagrada, sobre pautas y costumbres culturales, los alumnos hicieron reflexiones metalingüísticas y ampliaron sus competencias en la producción oral y escrita.

La huella del guaraní en los escritos de los alumnos

Paralelamente, mientras llevaba a cabo el proyecto narrado, con la prof. Patricia García, dirigidas por la Dra. Martínez 21 , fuimos haciendo un relevamiento de las particularidades lingüísticas de los alumnos con contacto de lenguas, con el fin de tenerlas en cuenta en los trabajos que tendían a la reflexión metalingüística.

Realizamos, pues, una descripción cualitativa de ciertos desvíos de la norma para ver qué motivaciones de estos alumnos son las que originan las "formas" o "recurrencias" diferentes.

Partimos de la hipótesis de que la situación particular de contacto influye en los desvíos observados. Trabajos anteriores al nuestro: Abadía de Quant (1996), Martínez (1999), Arnoux-Martínez (2000) sustentaban nuestra presunción.

Además, consideramos que los desvíos requerían para su delimitación un análisis detenido, desde una perspectiva sensible tanto a la norma como a los aspectos semánticos de las alternancias de formas.

Seleccionamos 26 (veintiséis) informantes que viven con contacto de lenguas guaraní-castellano, de los que analizamos noventa producciones insertas en diferentes géneros discursivos, inscriptas básicamente en tres tipologías textuales: narrativa, descriptiva y expositiva. Al mismo tiempo, elegimos 20 (veinte) alumnos monolingües, quienes funcionaron como grupo de control, y de los cuales analizamos sesenta producciones. Todos los materiales recogidos pertenecen a estudiantes que en el 2000 cursaban octavo o noveno año, en la EGB mencionada.22

Luego de un rastreo en los escritos nos pareció significativa la recurrencia de los desvíos que a continuación mostramos; pero antes es necesario señalar que esto no significa que los alumnos con contacto de lenguas tengan más desvíos que los que no lo tienen, sino que presentan otros desvíos, que responden a motivaciones distintas, a conceptualizaciones del mundo.

Desvío de la norma

Alumnos con contacto de lenguas

Alumnos monolingües

Elisión de -s final

27%

5%
Discordancia de número 81% 40%
Discordancia de género 23% -
Variación en el uso de preposición 61% 10%
Omisión de verbo que implica existencia 19% -
Omisión de artículo 23% -

Fundamentalmente, en el uso de nombres propios.

  • "Yo me llamo Juan Manuel y vivo en Villega." (Juan) "Vivo detrás de la vía de Jose Ingeniero." (Nicolás M.)
  • "Yo nací en la Capital y mi hermano mas grande en Corriente."(Jésica Q.)

Siete alumnos presentaron la elisión de -s final, dos o más veces en sus escritos. Es innegable que en estos desvíos hay cierto influjo de la oralidad, donde es corriente la pérdida de consonantes finales entre hablantes monolingües, incluso escolarizados; pero también consideramos que los alumnos prescinden de estos grafemas porque los mismos están asociados al morfema plural y aquí, indudablemente, se encuentra una singularidad. En este sentido, cabe señalar que la lengua guaraní no posee flexión de número.

Las emisiones de los alumnos, prescindiendo o no del grafema _s, tienen un único referente, y el alumno no incurre en ninguna ambigüedad.

Discordancia de número

De los veintiséis informantes con contacto de lenguas, veintiuno presentaron esta particularidad en sus escritos (como mínimo dos veces) (80%). Asimismo, en los monolingües, el porcentaje fue de 40: 8 alumnos.

A) Varios componentes de las frases contienen la marca gramatical de pluralidad.

"Los guardianes salieron con autos, perro, helicópteros para buscarlo al prisionero..." (Fernando)

"A la mañana siguiente fueron a buscarlo otra ves, cuando ivan caminando encontraron su ropas tirada y entre los pantalones, remeras y campera encontraron un revolber..." (Jésica D.)

B) Aparece un adjetivo numeral que da cuenta de la cantidad.

"...Había planeado el escape con dos delincuente..."(Fernando)

"...se cuenta que a la noche anda por hay su alma acompañada con la dos persona que ella mató aquella vez..." "las almas salen después de la doce de la noche..." (Jorge)

C) La emisión es interpretada a partir del conocimiento del mundo.

"...me gusta el helado y mi comida preferida es el estofado de pollo con fideo" (Andrea)

"Bueno mi comida preferida es la comida china y frutilla con crema..." (Natalia) 23

En general, observamos que los casos de discordancias nominales registrados no implican pérdida de significado en el mensaje.

Por otra parte, también registramos una concordancia lábil entre sujeto y predicado, y entendemos que la vacilación se ve favorecida en los siguientes casos:

A)  Posposición del sujeto. Al variar la focalización, el verbo concuerda con el sujeto psicológico de la oración:

"... a el le encantaba los pájaros" (Gisela)

(Se ve favorecida con el uso de verbos sin acusativos) 24

B) Los alumnos conceptualizan ciertos sujetos en singular como si fueran una pluralidad.

"A la señora le quedaban cada vez menos tiempo de vida..." (Natalia D.)

" la gente se asustan" "Pero la gente de mi barrio son respetuosas."( Andrea)

Otros investigadores se han referido a las frecuentes discordancias de los hablantes con contacto de lenguas: guaraní -castellano (De Granda, Martínez, Arnoux-Martínez). Al respecto, Abadía de Quant (1996) sostiene -sobre el contacto en el nordeste argentino- que el sistema guaraní indica la pluralidad mediante la posposición del morfema de pluralidad "kuera" a sustantivo o pronombre y, en cuanto al verbo, todas las personas del paradigma se identifican con morfemas prefijados, a excepción de la tercera persona numéricamente indiferenciada.

Ejemplo:

TERCERA PERSONA SINGULAR

TERCERA PERSONA PLURAL

Ha'e okuera

ha'e kuera

okuera
Él-ella sana

ellos-ellas

sanan

Consideramos que está relacionado con esta particularidad del guaraní y con su influencia el hecho de que todos los casos registrados de discordancias entre sujeto y predicado se produjeron en la tercera persona gramatical.

Discordancia de género

Esta discordancia se ve favorecida con el uso del artículo indeterminado "un".

  • "...convirtió un rama de árbol en oro..." (Fernando)
  • "... las víboras hacen un gran fiesta y enbitan a las ranas, pescados..." (Nicolás)

Encontramos aquí una huella del sistema guaraní que no requiere la variación morfológica de género, pues el contexto determina la referencia. La característica del artículo de "indeterminado" facilita la ductilidad en la concordancia.

Omisión de artículo

Otra huella: el guaraní no emplea artículos

  • "Mi papá es de provincia de Corrientes... Nací en provincia de Bs. As." (Lisana)
  • "Yo soy Yésica Pamela... estoy enamorada de chico llamado Leandro." (Yésica B.)

Omisión del verbo que implica existencia

  • "Mi nombre Natalia" (N.D.)
  • "Vivo en el barrio de ciudad Evita en la parte de los chales, que son muy lindos y que bastante tranquilo" (Nicolás)

Observamos aquí una posible transferencia del guaraní ya que estas construcciones pueden ser identificadas con algunas del sistema guaraní, en el que no existe como morfema independiente una expresión verbal equiparable a "ser".

Variación en el uso de la preposición

El guaraní es una lengua aglutinante, que no posee preposiciones como clases de palabras sino que utiliza posfijos para indicar direccionalidad, pertenencia, carencia, ubicación, etcétera.

Algunos casos que registramos son cualitativamente significativos ya que coinciden con fenómenos analizados por Abadía de Quant, de acuerdo con los cuales se identificaron los posfijos guaraníes "pe" y "me" con la preposición castellana "en". Así: "aho Itatîme" da lugar a "Voy en Itatí" o "oraha ichupe Formosape" origina "Lleva a él/ella en Formosa".

  • "...la mato y luego volvió en su casa llevando el cuerpo" (Gisela)
  • ".y conoció a una señora que ahora es mi mama y se fueron a vivir en el Barrio 22 de enero" (Jorge)

Quiero insistir en que, al efectuar el registro de estas particularidades, no estamos señalando que estos alumnos tengan mayores dificultades en sus escritos que los monolingües. Es más, como ya se sostuvo anteriormente, en general aquellos que aceptan el contacto de lenguas están entre los que más se destacan por sus capacidades en el uso del castellano estándar. Simplemente estamos observando que hay desvíos de la norma que tienen una explicación, un porqué, que en ellos el alumno pone en juego -sin saberlo- las posibilidades del código guaraní. Ayudar al alumno a reconocer esto ampliará sus competencias en ambas lenguas.

El castellano es una lengua que emplea categorías de palabras, como los artículos determinados o indeterminados, que prácticamente están vacías de contenido, pero para la norma estándar son requeridas. Asimismo, es sumamente redundante en cuanto a las marcaciones del plural (sustantivos, artículos, adjetivos y verbos requieren morfema plural). En este sentido, podemos considerar que el guaraní, que difiere en esto, es una lengua más económica.

Es importante que los docentes y los alumnos observen estas características para poder conceptualizar adaptándose a los requerimientos de cada código.

Por otro lado estas lenguas tienen muchas cosas en común: son un medio para la comunicación y la creación. Constituyen un patrimonio cultural de la humanidad. Ambas son lenguas del Mercosur. Ambas tienen un valor que los docentes y los estudiantes no tenemos que perder de vista.

Algunos alcances de este trabajo

En el mes de mayo tuve la oportunidad de exponer la segunda parte de este trabajo en las II Jornadas de Lingüística Aplicada de la Universidad del Comahue (en Bariloche). Allí tuve la suerte de compartir mi ponencia con muchos docentes de la región patagónica que sintieron, a partir de la exposición, que el contacto mapundún-castellano origina desvíos similares a los expuestos, por lo que solicitaron la ponencia para corroborarlo y para tenerlo en cuenta en las clases de Lengua y Literatura. Hay que destacar que la lengua mapuche como la guaraní es aglutinante, y no requiere artículos, morfema de género, el plural se indica con una partícula, emplea posfijos y no preposiciones para indicar direccionalidad, pertenencia, etcétera.

En el mes de junio, en las Jornadas de Perfeccionamiento Docente, los directivos de la EGB Nro. 150 nos permitieron, a la Prof. García y a mí, presentar los resultados de nuestra investigación y comentar proyectos áulicos, para fomentar otros nuevos. De dicha jornada participaron docentes de la Me dia Nº 40 (con la que articula la EGB ), practicantes del Profesorado de Enseñanza de Primer Ciclo y Segundo EGB de Ciudad Evita. Esperamos que esto promueva el reconocimiento de la etnodiversidad cultural de nuestra población escolar, para tenerla en cuenta en la práctica docente.

Aspectos por mejorar

Considero que sería importante generar un proyecto institucional para trabajar con la rica diversidad cultural y lingüística de nuestras aulas. Que es importante que del mismo participen los padres. Que apunte al enriquecimiento a partir del abordaje de las pautas y conocimientos culturales del alumno y su familia. Valorar nuestra población escolar es valorarnos a nosotros mismos.

En este sentido, en lo que a mí respecta, este año hemos realizado con octavo y noveno una selección de leyendas y creencias populares, a la que le hemos dado forma de libro.

Por otro lado, con octavo hicimos libros de chistes, colmos, refranes, graffitis y frases célebres. En lo que resta del año mi intención es realizar un libro con producciones de cuentos fantásticos y policiales y, en otro momento, recopilar instrucciones de juegos tradicionales.

Con noveno estamos elaborando recetarios de comidas típicas, trabajaremos con autobiografías y biografías de personas-modelos, y si es posible -y a ellos los motiva- con un diccionario de remedios caseros.

En el mes de octubre tengo previsto realizar un "mate cocido literario", con el fin de compartir sus producciones con los padres, otros compañeros y algunos docentes.

Por otra parte, en noveno, hay un alumno que sabe escribir en guaraní y tiene un vasto conocimiento metalingüístico; eso nos permite hacer reflexiones respecto de la lengua guaraní y el castellano simultáneamente. También tengo otra alumna que habla quechua, pero presenta más resistencia para hablar de ella a sus compañeros, siente vergüenza (poco a poco trataremos de que participe y dé a conocer cosas de su lengua y su cultura).

En este sentido, el relevamiento de desvíos de la norma aquí descrito, que estamos extendiendo a los hablantes (pasivos o activos) de quichua/quechua y aymara, considero que nos sirve en tanto nos permite traer al aula la reflexión metalingüística sobre el castellano, el guaraní u otra lengua en contacto. Si el alumno reflexiona sobre sus lenguas y las particularidades de ellas, podrá adquirir más competencia en ambas. Este es un aspecto que es imperioso abordar en forma conjunta con los padres. Aceptar el manejo de otra lengua, fomentarlo, le proporcionará al alumno mayor capacidad cognitiva, además de una reafirmación de su identidad.

Conclusiones

En el ámbito escolar la situación de contacto de lenguas es desconocida o negada; no se tiene en cuenta porque se concibe a nuestro país como una comunidad monolingüe. Este concepto de monolingüismo es desafortunado, ya que olvida los cruces de lenguas tan comunes en el conurbano bonaerense, como los que se producen a partir del contacto entre el castellano y el guaraní, el quechua, el quichua y el aymara, y -por supuesto- la diversidad cultural. A esto se suma que las lenguas mencionadas no cuentan con el prestigio o el reconocimiento de la sociedad.

Este desmerecimiento provoca que muchos adolescentes que provienen de familias bilingües no valoren el dominio de diferentes lenguas y, por ende, su etnia.

Es función de la escuela revalorizar el conocimiento de cualquier lengua, desde las más reconocidas culturalmente hasta las menos, ya que todas cumplen un rol comunicativo, pero fundamentalmente encierran un patrimonio cultural que debemos respetar y tratar de conservar. Además, la escuela debe mejorar la calidad comunicativa de estos alumnos, porque el castellano estándar es usado por algunos de ellos de manera deficitaria (como sucede -por supuesto- con muchísimos alumnos sin contacto de lenguas).

Entiendo que los "desvíos" de la norma generan estrategias lingüísticas diferentes con un fin comunicativo. En ellos se pone en juego la "creatividad" del lenguaje concebida en términos de la habilidad para otorgar nuevos mensajes en respuesta a necesidades comunicativas, y no meramente en términos de la habilidad de generar recombinaciones mecánicas. La creatividad de los individuos con contacto de lenguas adapta el código a contextos continuamente variables. En dicha adaptación se ponen en juego estrategias comunicativas de ambas lenguas: del guaraní y del castellano.

El estudio sistemático de casos en los que los escritos de los alumnos con contacto de lenguas transgreden, con cierta frecuencia, la norma gramatical (desvíos diferentes, básicamente en cuanto a su frecuencia, de los del grupo de control) nos suministra a nosotros, como docentes, herramientas para promover un trabajo conjunto con los alumnos, que nos conduzca a la reflexión para elaborar estrategias didácticas conscientes, con el fin de resolver dificultades.

Las descripciones hechas en estos tres años sobre el porcentaje de alumnos que presenta contacto de lenguas no sólo fueron sorprendentes para mí (que antes lo ignoraba) sino para las autoridades y los docentes de la escuela a la que pertenecen los alumnos, muchos de los cuales desconocían (desconocen) la realidad aquí reflejada.

Sabemos que un alumno tiene una historia de relación con su lengua o sus lenguas: como oyente, hablante, lector y escritor. Sobre esta historia y esta relación, nosotros, como docentes, debemos seguir construyendo.

Entiendo que la educación tendría que emprender un modelo que se sustente en los patrones culturales y discursivos de los diferentes grupos, para darle un sostén coherente a la enseñanza de habilidades cognitivas básicas (lecto-escritura y matemática).

Debe haber una política y planificación educativa que no vea en la diversidad un problema, que encare una perspectiva pluricultural, para que se reconozca la diferencia como derecho de los grupos e individuos, y como un recurso que enriquece al Estado y al conjunto de la Nación.

Este es un camino para que el alumno se adueñe de la palabra propia, de su/s lengua/s, de la palabra de los otros; con ello no solo logrará concretar actos de imaginación sino actos que le permitan afirmar su propia autonomía, reconocer su identidad.

Bibliografía

  • Abadía de Quant, Inés, "Guaraní y español. Dos lenguas en contacto en el Nordeste argentino", Signo y seña , Facultad de Filosofía y Letras, UBA, Buenos Aires, 1996.
  • Armatto de Welti, Zulema, Diccionario guaraní de usos , Rosario (Argentina), Fundación Ross, 1995.
  • Arnoux, Elvira y colaboradores, Temas de oralidad y escritura, Buenos Aires, Cursos Universitarios, 1986.
  • Arnoux, Elvira y Angelita Martínez, "Las huellas del contacto lingüístico", conferencia dada en Congreso Internacional de Quichua, año 2000.
  • Borzone de Manrique, A. y C. Rosemberg, Leer y escribir entre dos culturas . Buenos Aires, Aique, 2000.
  • Contini-Morava Ellen, "Introducción sobre la teoría lingüística del signo", en Contini-Morava y Barbara Goldberg, Meaning as Explanation: Adnances on linguistic Sign Theory, Berlín, Mouton de Gruyter, 1995.
  • de Granda. G., "Interferencia y convergencia sintácticas e isogramatismo amplio en el español paraguayo", 1996.
  • Godenzzi, "Transferencias lingüísticas entre el quechua y el español", Signo y seña: Contactos y transferencias lingüísticas en Hispanoamérica , Instituto de Lingüística, Universidad de Buenos Aires, 1996
  • Gregores, E. y J. A. Suárez, A description of colloquial guaraní , París, Mouton & cía, 1967.
  • Gumperz, J. y D. Hymes, Tendencias en sociolingüística , 1972.
  • Marro, M. y A. Dellamea, Producción de textos, Buenos Aires, Fundación Universitaria a distancia "Hernandarias", 1993.
  • Martínez, Angelita, "Lenguaje, pensamiento y cultura: Uso de 'le' en la narrativa oral no estándar de Chaco y Formosa (Argentina)", en: Hispanic Linguistic, Vol 8/1, The University of New de México, 1996.
  • Messineo, Cristina, "Lenguas indígenas y educación formal. Alfabetización bilingüe e intercultural en la provincia de Chaco", en Reunión de la Universidad de Buenos Aires sobre Políticas Lingüísticas, Lenguas y Educación formal , Buenos Aires, UBA, Edición Instituto de Lingüística, 1999.
  • Mendikoetxea, A., Gramática descriptiva de la lengua española , Madrid, Espasa, 1999, Madrid.
  • Real Academia Española, Esbozo de una nueva gramática de la lengua española, Madrid, Espasa-Calpe, 1974.
  • Unamuno, Virginia, "Conflicto lingüístico y fracaso escolar. El guaraní y el español en un barrio marginal del Gran Buenos Aires" (Acta de las primeras jornadas de Lingüística aborigen), UBA.

 


1 Maestría en Ciencias del Lenguaje

2 Integrantes del equipo de la U.I .D.I. "Etnodiversidad cultural y lingüística: Hacia una didáctica integradora": Profesores: A. Divito, G. Fernández, P. García, M. González, M. Lucas, M. Lucente, R. Pietra, A. Speranza. Directora: Dra. A. Martínez.

3 En el año 2000, en 8vo. "C", en el mes de noviembre, sobre un total de veinticinco alumnos, seis alumnos, solamente habitaban en la zona de chalets -especialmente en las circunscripciones cuarta y quinta- (el 24%).

4 Conservo la ortografía y puntuación de los escritos de los alumnos.

5 Por eso, para definir "comunidad lingüística" es oportuno privilegiar, entre otras, la definición de Gumperz (1972), quien sostiene que los miembros de una comunidad de habla no necesitan hablar la misma lengua ni usar las mismas

formas lingüísticas en ocasiones similares. Todo lo que se requiere es que haya como mínimo una lengua en común y que las reglas que gobiernan las estrategias comunicativas sean compartidas de modo que los hablantes puedan decodificar los significados sociales que contienen los modos alternativos de comunicación.

Es fundamental esta opinión en tanto constituye un intento para preservar lenguas en peligro de desaparecer y nos permite estudiar comunidades a las que pertenezcan hablantes con muy baja productividad de habla pero con una alta capacidad receptiva, y que cumplen con las normas sociolingüísticas. Es decir, tiene en cuenta a participantes de un alto nivel de efectividad, con destrezas receptivas y con un conocimiento de las normas sociolingüísticas que les posibilite usar sus limitadas destrezas productivas en modos no observables.

6 Este curso pertenece al turno tarde de la escuela, donde es recurrente el problema de la deserción escolar. Comenzaron 32 alumnos y finalizaron solamente 25.

7 Desertó un alumno a lo largo del año.

8 También, en 8vo., dos alumnos señalaron que en sus casas había contacto italiano-castellano, y en 9no. una reconoció el quechua-castellano.

9 Lo efectuó la profesora Patricia García.

10 Con estos alumnos estamos generando nuevos proyectos. Ver "Aspectos por mejorar".

11 Este año, con la Prof. García -dirigidas por Martínez-, extendimos el trabajo de observación de particularidades a los escritos de los alumnos con contacto quichua/quechua o aymara.

12 Este año, en 8vo. y 9no. surgieron otras figuras legendarias del litoral y del noroeste de nuestro país o de países limítrofes: el lobizón, al almamula, la niña ahogada, la hija séptima, la hija bruja...

13 El proceso de escritura fue considerado como recursivo, no lineal: considerando las etapas de planificar, redactar y revisar (a veces con una previa observación del autor; otras, de los compañeros y/o del docente).

14 No manifiesta tener contacto de lenguas castellano-guaraní

15 Este trabajo también lo desarrollé con noveno año, aunque no como cierre de un proyecto.

16 No manifiesta tener contacto de lenguas castellano-guaraní

17 Con contacto de lenguas. Refiere que su tío habla guaraní.

18 Ídem.

19 Lamentablemente, en el turno tarde dentro del que estaba inscripta esta división, es muy alto el índice de deserción.
Siete alumnos desertaron o cambiaron de institución educativa (por razones de índole socioeconómica), una alumna fue cambiada de división por problemas disciplinarios y otro fue incorporado al curso por las mismas razones.

20 En 1998 estuve con licencia por maternidad.

21 Actualmente, dicho relevamiento esta desarrollándose en el marco de una U.I.D.I. del I. J. V. González.

22 En los "monolingües", la frecuencia con que este desvío apareció fue mucho menor, ya que solo en un alumno se registró dos veces; en los demás, una sola vez a pesar de que se analizaron entre dos y cuatro producciones de cada uno.

23 Esta discordancia fue encontrada en un solo monolingüe: "Mi papá es empleado en una fábrica de aros para coche y motos"(Daniel)

 

 
Acerca de... Cómo usar el CD Mapa del CD Créditos