educ.ar Ministerio de Educación , Ciencia y Tecnología
 
 
Home CDHome Experiencias de educación intercultural Educación intercultural bilingüe. Debates, experiencias y recursos CD N° 9 - Colección educ.ar
 
   
Una educación en la diversidad - Experiencias de educación intercultural | NEA
Versión para imprimir
Provincia Formosa
Departamento Ramón Lista
Localidad El Potrillo
Institución Centro Educativo Nº 2 de Nivel Medio
Autor/es Delia T. Grigolatto y María del Pilar De la Merced
Etnias/Grupo de origen Wichí
Mapa de la argentina resaltando la ubicación de jujuy

Presentación de la experiencia

El Centro Educativo N° 2 de Nivel Medio para Comunidades Autóctonas y Sectores Marginales es una institución estatal creada en 1986 a solicitud de las comunidades wichí de la zona. Está ubicado en la localidad de El Potrillo, en el Departamento Ramón Lista de la provincia de Formosa, a algo más de 600 kilómetros de la capital provincial.

Con la comunicación de nuestra experiencia pretendemos dar cuenta y, si así puede decirse, transitar el intenso aunque breve camino recorrido desde entonces por las comunidades y los docentes, por quienes adherimos y apostamos, desde que nos comprometimos con la historia de este pueblo, a una propuesta de transformación que tuviera como base un desarrollo integral y humanizador, que partiera del reconocimiento y de la valoración de la propia matriz cultural, y que facilitara avanzar y apropiarse de conocimientos y saberes universales.

De ahí que la experiencia institucional desarrollada con adolescentes y jóvenes como proceso educativo a través de un enfoque intercultural y bilingüe pertinente a las comunidades wichí de Ramón Lista converja en una misma realidad, reflejada y fortalecida poco a poco, en incipientes cambios positivos. Todo ello constituye la base dinámica y no siempre perceptible de las constantes transformaciones socioculturales, y alienta una economía familiar asociada y de autoconsumo, cuyo objetivo es contribuir a la superación de las diversas situaciones.

 

Algunos datos acerca de la realidad socioeconómica y cultural

El departamento Ramón Lista se ubica en el extremo noroeste de la provincia de Formosa, atra­vesado por el trópico de Capricornio, con un clima tropical con estación seca.

El retroceso del cauce del río Pilcomayo debido a sucesivas colmataciones, ha provocado en los últimos treinta años movimientos periódicos y obligados de las comunidades. Las obras encara­das por la provincia de Formosa desde la década pasada permitieron avizorar un cambio en la situación, dando lugar a núcleos poblacionales más estables con posibilidad de mayor arraigo y progreso conjunto, aun cuando esto implicara otro riesgo, ya que alejarse del río es sinónimo de separarse de la fuente habitual de subsistencia.

Este aspecto se relaciona, no sin preocupación, con un monte que en su estado actual ya no pue­de satisfacer las actividades de caza y recolección propias del estilo de sustento tradicional. Por diversas causas ese monte natural se encuentra degradado o semidegradado, sobre todo cuanto más alejado está de las cañadas y paleocauces del río Pilcomayo.

Alrededor de 9.200 personas pueblan la zona que abarca 3.871 km2, lo que significa una den­sidad de 2,4 habitantes por km2. El 85%, unos 7.900, son wichí, agrupados en 37 comunida­des con núcleos poblacionales que varían entre 50 y 2.500 personas, con una organización po­lítica propia. Del 15% restante, el 14% son criollos provenientes en segunda generación de Sal­ta y Santiago del Estero, como pequeños ganaderos; y el 1% está compuesto por pobladores no estables: docentes no aborígenes, profesionales de la salud y de otros servicios públicos, y algu­nas pocas familias kollas de reciente incorporación, dedicadas al comercio semiambulante. La ins­talación precaria de sus pequeños mercados contribuye a la modificación de hábitos culturales en la región.

Las actividades de autoabastecimiento de wichí y criollos se basan desde antiguo en la recolec­ción de miel, frutos del monte y pesca, la cría extensiva y poco tecnificada de ganado menor (en el caso de los criollos, también de ganado mayor) y de cultivos ocasionales. Tareas destinadas al autoconsumo, trueque e incipiente comercialización.

En el ámbito educativo, el Departamento cuenta con treinta y ocho escuelas de EGB1 y 2, siete salas de Nivel Inicial organizadas por Núcleos, dos instituciones de Nivel Medio Polimodal crea­das en 1986, y cuatro Centros de EGB3 Rural estratégicamente instalados en las zonas de mayor concentración, a partir de 1998, y coordinados a través de una Unidad de Gestión Local. Estos últimos y el Trayecto Técnico Profesional en Producción Agropecuaria recién iniciado, dependen del CENM NC 2 de El Potrillo, institución claramente comprometida con la apropiación de un en­foque de educación intercultural bilingüe (EIB) y a su vez responsable de la formación de maes­tros especiales aborígenes para EGB1 (MEMA) desde 1986 y hasta el 2001, dado el esquema gra­dual de transformación del sistema educativo en nuestro país.

Las comunidades bici

Los bici (gente, en lengua materna), pertenecen a la familia aún denominada por las ciencias sociales mataco-mata guaya. De este mismo tronco provienen también los nivaclé, los chorotes y los maká.

La lengua de comunicación social y familiar es el wichí en todos los contextos. Aunque la gran mayoría de los varones se desenvuelven, no sin dificultad, en un bilingüismo sustractivo, las mu­jeres y por lo tanto los niños hasta que ingresan en la escuela siguen siendo monolingües, con ex­cepción de las poquísimas mujeres que han llegado a cursar el nivel medio.

Entre 1989 y 1992 recibieron de parte del gobierno provincial los títulos en propiedad comuni­taria de las tierras que habitan ancestralmente, las que totalizan una extensión de 116.975 hec­táreas.

Actividades como el manejo racional de colmenas y la elaboración de apreciadas artesanías en chaguar o palo santo, desarrolladas en grupos con organización propia, son hoy instancias inci­pientes pero firmes de búsqueda de autonomía económica familiar. A partir de la capacitación técnica ofrecida en el CENM N° 2, varios egresados aceptaron el desafío de pequeños emprendi­mientos dedicados al autoconsumo. En la actualidad, unos 60 apicultores y unos 116 grupos fa­miliares de artesanas y artesanos acceden a las actividades a través de la capacitación técnica sis­temática y por la más apropiada de las metodologías: "a hacer se aprende haciendo", base de la pedagogía wichí cuando de transferencia tecnológica se trata. Así, unas 300 familias, alrede­dor de 1.800 personas, lo que supone el 23% de la población wichí de Ramón Lista, se vinculan en un trabajo productivo a los recursos naturales de la zona y a la actividad ancestral.

En la Asociación Cooperadora del Proyecto de Apoyo a Egresados (Pro.A.Pe.) se nuclean 34 de esas familias apicultoras y artesanas, constituidas en su casi totalidad por jóvenes de distintas co­munidades del Departamento que ya han finalizado la formación de nivel medio, llevan adelan­te sus propios proyectos y en forma asociada comercializan los productos a través de un sistema organizativo que les resulta apropiado y que genera a su vez modos propios de gestión.

A esto se agregan dos pequeñas carpinterías en las que se fabrican insumos apícolas y que tam­bién son iniciativa de jóvenes egresados y sus familias.

En el ámbito de la salud y desde un enfoque de atención primaria se desempeñan como agen­tes sanitarios seis Peritos en Recursos Naturales, que han participado de una capacitación para desempeñarse en esta área de servicios.

El CENM Nº 2 y la EIB

Problemática y aspiraciones

La responsabilidad institucional del CENM N° 2 abarca desde EGB 3 hasta la formación técnico profesional, responsabilidad que queremos sustentar en la búsqueda de equidad y calidad y en el fortalecimiento de los valores sociales.

Cuando decimos educación con equidad nos referimos a una educación que promueva cambios sostenidos en la realidad educativa indígena y, por ende, en las sociedades pluriculturales que la significan, y que contribuya a suscitar nuevas reglas de juego en el sistema educativo. El hecho de asumir como proyecto institucional un proceso educativo integral y de conjunto desde un en­foque intercultural y bilingüe, nos lleva a privilegiar una organización democrática en los distin­tos niveles de gestión y participación y a propiciar y consolidar la construcción de aprendizajes globales, significativos y situados desde el contraste y el análisis crítico.

Los objetivos institucionales, por lo tanto, tienen su sustento en el proceso educativo intercultu­ral bilingüe (EIB) que se gesta desde la creación del Centro y que intenta, en el reconocimiento de la diversidad sociocultural que la contextualiza, construir y fortalecer nuevas situaciones de enseñanza y aprendizaje que respondan a las expectativas de las comunidades de pertenencia y a los requerimientos de la transformación educativa.

"El CENM N° 2 se propone fortalecer un proceso educativo que desde la búsqueda de situacio­nes sociales equitativas parta del respeto y la valoración de lo propio, prepare para una relación positiva con lo distinto y vincule a la comunidad en la interacción cultural y en la compensación social que debe gestar el proceso educativo global." (Proyecto Institucional de Transformación Educativa)

En función de esto se establecen líneas de acción que buscan afianzar la convivencia y optimizar las relaciones; consolidar la participación de las comunidades en el proceso educativo integral y garantizar la capacitación para el manejo técnico-profesional de los recursos, en las modalidades y alternativas que ofrece la institución.

Asumimos como desafío

Responder a través de la formación integral de las/los adolescentes y jóvenes a las necesidades educativas básicas en una nueva relación de complementariedad dialéctica con las diferentes cul­turas, propiciando que participen de cambios y alternativas conducentes a la autogestión y autosostenibilidad de sus comunidades a partir del aprovechamiento racional de los recursos loca­les y zonales a su alcance.

Desde esta perspectiva se busca fortalecer

  • La actividad de los equipos docentes, para que afiancen un proceso educativo intercultural-bilingüe, significativo y funcional y alienten, a través del apoyo organizativo y téc­nico, alternativas de producción que aporten a mejorar la calidad de vida de las fami­lias y de las comunidades del Departamento.
  • Las acciones pedagógicas que signifiquen: propiciar en las/los adolescentes y jóvenes el desarrollo de una formación integral que garantice el acceso, permanencia y promoción y la igualdad en la calidad y logros de los aprendizajes; asuma la diversidad lingüística y cultural, y cree espacios para la prác­tica de la libertad, la verdad, la solidaridad, la no-violencia, en todas las dimensiones de la vida, y capacite para el ejercicio de los derechos y la realización de proyectos de vida individuales y comunitarios en el marco de una sociedad pluricultural, desarrollan­do habilidades instrumentales para participar, producir y administrar, a partir de los modos culturales de pertenencia, y en una relación que genere una real igualdad de oportunidades entre sí y con los demás.

Como fin último pretendemos afianzar en las/los adolescentes y jóvenes la conciencia del deber de constituirse en agentes de cambios positivos y validables en su medio natural, social y produc­tivo; contribuyendo al crecimiento socioeconómico y al arraigo de las comunidades, a través de la adquisición de competencias para desarrollar alternativas y estrategias en vistas al mejor apro­vechamiento de los recursos.

La formación de MEMAs y peritos en recursos naturales

Alcanzar nuevos conocimientos y competencias, vincularse al campo de la investigación escolar desde las diversas ciencias y acceder a herramientas que aporten a una intervención comunita­ria pertinente y situada hacen a la práctica cotidiana del Centro. Pero participar en el afincamien­to de la comunidad wichí o de la familia criolla, aportando a un incipiente autodesarrollo econó­mico, social y cultural forma parte, sin duda, de aquellas situaciones que se deben fortalecer y potenciar desde un proceso macroeducativo que le cabe al mismo sistema desde las políticas oficiales.

El desarrollo de las especialidades con salida laboral, Orientación Docente y Recursos Naturales y Ecología, posibilitadas por la Ley 718/87, contribuyó a lograr pequeños pero efectivos cambios en las comunidades y en los ámbitos de inserción de los egresados. A través de ellos la propues­ta ha favorecido el fortalecimiento de las identidades culturales de la zona de pertenencia del Centro Educativo; la revalorización, estudio y potenciamiento de la lengua wichí y de las cultu­ras indígenas y de los conocimientos universales relevantes y pertinentes a nivel y modalidades, que hacen al desarrollo integral de la persona y acreditan una participación activa en la comuni­dad y la radicación de un incipiente autodesarrollo económico, social y cultural de las comunida­des wichí y criollas del Departamento Ramón Lista a partir de la apropiación de tecnologías al­ternativas y de posible aplicación en miniemprendimientos productivos.

La especialidad de Orientación Docente ayudó a que cincuenta y tres MEMAs se desempeñen en EGB1 y cuatro en EGB3 Rural, como MEMA Tutores, enfrentando el desafío de una educación con y para su gente. Seis de ellos lo hacen como profesores de Lengua wichí en los CENM del Departamento Ramón Lista. La formación de docentes se constituyó en el primer paso para la construcción de una educación intercultural bilingüe en el Departamento. En este sentido el ME­MA, junto al maestro o al profesor de lengua española, deben conformar un equipo de trabajo.

El equipo asume la práctica educativa en igualdad de condiciones, es decir que cada uno desa­rrolla su función, en una complementariedad de roles que fortalecen el proceso educativo. Esta complementariedad se plasma en la planificación y selección de estrategias pertinentes a un enfoque de enseñanza bilingüe, significativo, contextualizado y funcional a la interculturalidad, a través de una comunicación fluida que permite la resolución de situaciones problemáticas de un modo conjunto.

Como un aporte más, desde la institución se gestionó y coordinó la capacitación en EIB de do­centes aborígenes y no aborígenes de los distintos niveles educativos, a través de cursos y talle­res, y la elaboración de material didáctico bilingüe para alfabetización por parte de un equipo de trabajo integrado por MEMAs de distintas escuelas del Departamento con el acompañamiento y la coordinación técnica de profesores de la Especialidad de O.D. Este material consiste en Cua­dernos con propuestas de actividades en lengua wichí, hoy en uso en Nivel Inicial y Primer Ciclo en las escuelas y que ha sido editado gracias al apoyo del M.C. y E. de la Nación.

En lo que hace a la capacitación y formación para el mejor aprovechamiento de los recursos na­turales, el Establecimiento cuenta con un campo Didáctico Experimental de aproximadamente 5 hectáreas , donde los alumnos de la especialidad de Recursos Naturales y Ecología desarrollan ac­tividades de producción apícola, huerta y cría y manejo de ganado caprino y de pasturas. En es­te espacio se complementa la capacitación práctico teórica de la carrera.

El manejo logrado en la especialidad que prepara para iniciarse en el autoconsumo permitió que alrededor de cincuenta egresados como Peritos en Recursos Naturales desarrollen con este enfo­que pequeños emprendimientos familiares de producción apícola, hortícola y/o de cría de gana­do menor. Cada uno de los cuales tiene incidencia a en 2 o 3 familias, quienes a su vez son po­sibles replicadores de la iniciativa.

Este Plan de Estudios y las experiencias logradas a través de las distintas instancias participativas con los jóvenes, varones y mujeres cursantes de las dos especialidades, y las comunidades de re­ferencia conforman una etapa de algo más de una década de duración que finaliza en el presen­te año lectivo. Consideramos que se cierra un ciclo de una dinámica casi podría decirse excep­cional y con no pocas satisfacciones para las comunidades wichí y los docentes.

La adecuación a la nueva estructura del sistema

Es cierto que asumir la educación como un proceso conjunto, significativo y pertinente nos lleva a un constante estado de evaluación y alerta sobre qué hacemos, cómo lo hacemos y hacia dón­de vamos. Cuando se evidencia la necesidad y hasta podría decirse la urgencia de nuevas pers­pectivas, o se descubren, como consecuencia de los pasos dados, necesidades básicas educativas aún no satisfechas en la comunidad, es el momento de asumir nuevos rumbos.

Con interés y preocupación consideramos como equipo docente que debíamos plantearnos la posibilidad de cambios en el CENM que dieran oportunidad a nuevas alternativas que este pue­blo quería protagonizar, y sin temores dejar, si era necesario, que incidieran y modificaran el pro­yecto institucional. De hecho desde hacía unos dos años venían variando las situaciones de per­manencia y egreso de niños y adolescentes de la EGB , lo que permitía avizorar un crecimiento en la matrícula femenina y una disminución importante en la sobreedad. Ya no se trataba de al­gunos jóvenes designados por la comunidad para capacitarse en alguna salida laboral, sino de más de trescientos chicos y chicas que querían probarse en el desafío de mayor formación y más estudio. Las comunidades expresaban, no sin razón, su preocupación por lograr una nueva eta­pa en la escolarización y el derecho de los jóvenes a un nivel superior dentro del sistema.

Así nos encontró primero la posibilidad de asumir el Tercer Ciclo de la EGB Rural con EIB en el interior del Departamento y un año después la propuesta del Ministerio de Cultura y Educación de Formosa para participar entre las primeras diez instituciones de la provincia que estaban en condiciones de poner en marcha un Proyecto de transformación institucional.

Desde la realidad cotidiana de nuestra escuela pensar el Proyecto Institucional de Transformación Educativa (PITE) como actitud y práctica educativa significó pensar fundamentalmente en una EIB para los niveles de EGB y Polimodal en constante búsqueda de respuestas apropiadas, superado­ras y de conjunto, a partir de nuestras carencias y potencialidades. Resignificar la institución, su organización y su razón de ser partiendo del contexto de diversidad étnica y cultural que la ca­racteriza y con los rasgos socioeconómicos que definen la zona, requiere apostar al carácter macroeducativo de todo proceso sociocomunitario, exige aspirar a una transformación, capaz de fortalecer las identidades culturales, gestar ámbitos para la participación, autogestión y sosteni­bilidad del medio.

Afirmarnos en la Educación Intercultural Bilingüe implicó optar una vez más, por "una educación abierta y flexible enraizada en la cultura aborigen. Reconocer las necesidades específicas de es­ta población y asumir actitudes de apertura participativa para un proceso generador de cambios, a través de un trabajo conjunto y cooperativo, desde la lectura local de la realidad, para la con­creción de planes, programas y materiales didácticos pertinentes, y para la formación de perso­nal capacitado". 1

"La educación intercultural y bilingüe se constituye como estrategia de equidad educativa por­que estriba en el postulado de la plena participación de las lenguas y de las culturas indígenas al proceso de enseñanza y aprendizaje y reconoce la diversidad sociocultural como atributo positi­vo de una sociedad, promoviendo el desarrollo de tradiciones culturales ricas y variadas. Pone de manifiesto las ventajas pedagógicas de la utilización de las lenguas aborígenes como recursos de aprendizajes y de enseñanza en todas las áreas del currículo y particularmente en lo referente al aprendizaje del español". 2

De lo anterior puede desprenderse que un Proyecto Educativo institucional debe sustentarse en dimensiones tales como la equidad y la calidad, la eficiencia interna y externa y los valores socia­les, entendidos como cualidades deseables para la comunidad.

La dimensión de calidad referida al sistema macro educativo es responsabilidad indelegable del Estado. Pero si profundizamos este aspecto a nivel escolar, se constituye en valor y objetivo de carácter institucional preponderante. Es la segunda instancia desde donde hacer frente a la dis­funcionalidad del sistema, en lo que respecta a educación aborigen y al mejoramiento en la for­mación de responsables y actores del proceso educativo intercultural bilingüe.

Optar por un proceso de Transformación Educativa desde un enfoque intercultural bilingüe en el Tercer Ciclo de la EGB y en el nivel Polimodal, que se sustente en la búsqueda de equidad y ca­lidad, y fortalecimiento de los valores sociales, nos lleva a privilegiar como institución un desa­rrollo organizativo democrático en los distintos niveles de gestión y participación; y un proceso pedagógico didáctico que se consolide a través de un proyecto curricular institucional bilingüe.

Apostamos a un bilingüismo aditivo y de mantenimiento que se concreta a través de Programas y Proyectos específicos a lo largo del Tercer Ciclo de la EGB y de las Modalidades de Humanida­des y Ciencias Sociales y de Producción de Bienes y Servicios que atiendan a las prioridades so­ciales vinculadas, por parte de los jóvenes, con la búsqueda de un proyecto de vida, la incorpo­ración al mundo productivo y laboral, la formación para la vida ciudadana, con una preparación técnico profesional competente, con el perfil que el TTP en Producción Agropecuaria exige: "El perfil profesional del técnico agropecuario no puede ser totalmente unívoco ni homogéneo y tie­ne necesariamente un sello regional, es decir, se reflejan en él las características propias del con­texto en que se desempeñará". 3

El Tercer Ciclo de la EGB Rural

El CENM N° 2 es el eje institucional de este proyecto. El desafío significa la implementación y fun­cionamiento de cuatro Centros de EGB3 Rural, ubicados estratégicamente en las comunidades de María Cristina, Lote 8, El Quebracho y San Martín; de esta forma se pretende ampliar la ofer­ta a todo el Departamento.

Los Centros convocan a alrededor de 360 alumnos provenientes de 27 Escuelas de la zona de in­fluencia. Estos Centros son coordinados desde la Unidad de Gestión Local (UGL) con sede en la misma Institución. La estrategia fundamental para el desarrollo de este ciclo en comunidades ru­rales aborígenes se basa en la propuesta educativa intercultural bilingüe, con apropiación de pro­gramas y contenidos curriculares.

La implementación de la EGB 3 Rural con EIB surge también a pedido de las comunidades wichí para que adolescentes y jóvenes de Ramón Lista tengan la oportunidad de completar la ense­ñanza obligatoria y la garantía de una formación integral, y estén en condiciones de continuar estudios o desempeñarse en actividades laborales que aporten a su arraigo.

La UGL organiza su estructura y funcionamiento a través de una coordinadora general técnico pedagógica, un asistente técnico administrativo, dos equipos de profesores itinerantes (EPI), in­tegrados cada uno de ellos por ocho profesores con título docente y un equipo de maestro tu­tor (MT) y MEMA tutor por cada Centro.

De aquí surgen estrategias para el seguimiento general del Proyecto y por esto el rol del coordi­nador técnico pedagógico se vincula con una gestión articulada y en red, responsable de que los Centros avancen en consonancia con los objetivos propuestos, a fin de que cada EGB3 sea un Taller donde se aprenda a construir y crecer en relaciones interpersonales, armónicas y de con­junto, desde la valoración y resignificación de lo propio hacia el conocimiento de lo universal y diverso.

Para favorecer la formación integral, la organización pedagógica responde a una programación desde ocho áreas del conocimiento: Matemática, Lengua, Lengua y Cultura Aborigen, Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Tecnología, Educación Física y Educación Artística. A través de una perspectiva de educación situada se desarrollan propuestas vinculadas a la comunidad: proyec­tos de trabajo (areales y/o integrados), talleres de investigación/acción, investigación cultural par­ticipada e iniciación de Proyectos de Calidad de Vida; los cuales posibilitan la contextualización de los conocimientos desarrollados por los alumnos.

Dentro de la red interinstitucional la escuela más próxima a cada Centro se denomina "de refe­rencia" y a ella se vinculan por sus obligaciones administrativas los maestros y MEMAs tutores. En este aspecto dependen de los directores, quienes participan de reuniones periódicas para in­teriorizarse de la marcha del proceso.

El equipo docente está integrado por:

  • profesores itinerantes (PI),
  • maestros tutores (MT),
  •   MEMAs tutores.

Los PI, quienes tienen a su cargo las áreas curriculares, se organizan en equipos pedagógicos y planifican el trabajo con los MT y los MEMAs de acuerdo a los niveles de conocimiento que van logrando los alumnos. Diariamente y en forma rotativa se trasladan desde la sede de la UGL a cada Centro, con distancias que varían entre 20 y 100 km .

El PI parte de un compromiso de trabajo en el que asume la validación de la diversidad cultural en la que se desenvuelve el Proyecto para comprometer el desarrollo del campo curricular. Es en­tonces funcional a su desempeño seleccionar el Diseño Curricular Institucional, contextualizar los saberes propios de los/as alumnos/as; realizar la adecuación de contenidos en cada una de las áreas; y orientar el desarrollo de las actividades propuestas.

Otros actores ligados al proyecto son los equipos de Tutoría compuestos por maestros y MEMAs tutores que se desempeñan en cada uno de los centros y que viven en las comunidades de referencia.

La figura del MEMA Tutor adquiere una relevancia fundamental para el afianzamiento del pro­ceso educativo intercultural bilingüe. Si bien el maestro y el MEMA comparten el mismo tipo de responsabilidades, el MEMA Tutor es el vínculo más cercano con la comunidad, como partícipe de la educación de su pueblo. A través de las intervenciones en lengua materna, el MEMA orien­ta a los alumnos para la construcción de conocimientos y la validación de aprendizajes en su pro­pia lengua.

Estos equipos acompañan de manera permanente a los alumnos. Trabajan cada día en coordina­ción con los profesores y ajustan con ellos la programación de la propuesta y las acciones de ac­tualización de contenidos. Llevan adelante un seguimiento personalizado de los aprendizajes y orientan el desarrollo de las actividades curriculares y el trabajo con los materiales didácticos de cada área. Para esto se autocapacitan personal y grupalmente y participan en talleres organiza­dos por los PI en los que abordan la contextualización de los diferentes proyectos.

Ellos identifican los casos de riesgo (inasistencia, deserción, problemas de salud, familiares o co­munitarios) y los comparten para que en equipo se puedan generar acciones conjuntas a fin de superarlos. Asimismo, están de manera más directa en comunicación con los padres y reciben sus inquietudes.

En respuesta al objetivo de vincular a los alumnos de la EGB 3 con actividades productivas via­bles, que contribuyan al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades se elaboran y ponen en marcha los Proyectos de Calidad de Vida. Estos son proyectos tecnológicos-productivos que forman parte de la oferta educativa de la EGB 3 Rural Aborigen.

Tienen como finalidad el afianzamiento y adquisición de nuevos saberes relacionados con la ac­tividad productiva, la inserción en el ámbito productivo-laboral con el grupo familiar y comuni­tario y aportar al desarrollo socioeconómico de la región.

Los proyectos en vigencia están orientados a promover el manejo racional del ganado caprino a través del mejoramiento genético y el control sanitario; y a tecnificar la producción apícola.

El Tercer Ciclo de la EGB en El Potrillo

A partir del año 1999 la Institución amplía su oferta educativa implementando el tercer Ciclo de al EGB en el establecimiento. La matrícula se nutre de la población estudiantil proveniente de las escuelas de la localidad y comunidades cercanas.

En función del enfoque IB asumido, se pretende responder a la diversidad étnica, cultural y lin­güística; contemplar las necesidades educativas de las comunidades; partir del reconocimiento y valoración de los conocimientos culturales y socialmente validados y al mismo tiempo aportar he­rramientas que contribuyan al mejoramiento de la calidad de vida de la población.

En este sentido se ha puesto especial énfasis en el desarrollo de contenidos relacionados con la Educación para la Salud que se transversalizan a lo largo del Ciclo y se convierten en un espacio curricular a través de un Espacio de Definición Institucional; privilegiando la educación para la vi­da y la salud como un aspecto de formación y afianzamiento de prácticas, actitudes y valores en defensa de mejores situaciones de vida personal familiar y comunitaria. Y asimismo contribuir a la prevención de las enfermedades propias de la zona.

La Educación Polimodal

La Modalidad Humanidades y Ciencias Sociales significa una propuesta importante en vistas al fortalecimiento de la participación y autogestión comunitaria y a una formación posterior de po­sibles y futuros docentes aborígenes y no aborígenes, orientados específicamente al desarrollo de una enseñanza intercultural bilingüe.

Como propuesta pedagógica alternativa brinda a los jóvenes una formación humana integral que parte del reconocimiento y valoración de la diversidad sociolingüística y sociocultural del de­partamento.

Posibilita además la formación de jóvenes capaces de descubrir sus potencialidades, capacidades y talentos para promover cambios orientados a mejorar la calidad de vida de la población.

La construcción de un enfoque Intercultural Bilingüe parte del reconocimiento y valoración de la propia identidad cultural. En este sentido fortalecer el desarrollo de una investigación cultural que aporte a la valoración de las identidades socioculturales en el reconocimiento de la diversi­dad y en la búsqueda de la autogestión y de la plena participación sociocomunitaria ha sido uno de los principales objetivos de la Institución.

La necesidad de contar con un espacio que estimule y promueva la investigación social y al mis­mo tiempo ofrecer a los/as alumnos/as elementos de análisis y reflexión que permitan descubrir la vigencia, alcances y potencialidades de su herencia sociocultural y, contribuir, desde una nue­va comprensión del presente, al diseño de un proyecto socioambiental alternativo, nos ha lleva­do a crear dentro de la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales el Taller de Investigación Cultural.

Desde este espacio los alumnos podrán entender, identificar y reflexionar lo actual como resul­tado de un proceso cultural dinámico que implica cambios a diferentes niveles y asumir la iden­tidad cultural propia, como una totalidad en continuo movimiento y abarcativa de todas las di­mensiones de la vida.

Otra de las finalidades de este taller es la de producir insumos didácticos que podrán ser utiliza­dos como textos de trabajo y de consulta tanto por docentes como por alumnos y pasan a inte­grar el archivo institucional.

La modalidad Bienes y Servicios pretende profundizar, focalizar y contextualizar contenidos refe­ridos al conocimiento y a la resolución de problemas en los procesos productivos, en las activi­dades que los integran, en las dimensiones ambientales y de condiciones de trabajo que ellos in­volucran, tendiendo a satisfacer la necesidad de búsqueda de respuestas para las incipientes ex­periencias de producción para el autoabastecimiento en la zona, y las demandas de la comuni­dad departamental y provincial.

Los años de actividad del CENM N° 2 en la Especialidad de Recursos Naturales y Ecología permi­ten emprender proyectos con recursos humanos, materiales e infraestructura apropiada y ade­cuada. Se desarrollan microemprendimientos productivos iniciados por egresados, que posibili­tan mejorar la calidad de vida, familiar y comunitaria, y favorecen un incipiente desarrollo pro­ductivo autosostenible.

Desde la experiencia que brinda este proceso pedagógico-didáctico-productivo se opta por esta Modalidad de Producción de Bienes y Servicios.

Para profundizar, afianzar y brindar un nuevo ámbito de formación, se propone articular con el Trayecto Técnico Profesional en Producción Agropecuaria a través de los Espacios de Definición Institucional.

La elección de este trayecto surge como consecuencia del desafío de poner en marcha un cam­bio positivo en los hábitos de subsistencia, en el modo de vida familiar y comunitaria y en la uti­lización de los recursos naturales. Desde esta concepción se alienta el paso de prácticas extracti­vas recolectoras a actividades de producción para consumo familiar y comercialización, que se traduzcan en situaciones sociocomunitarias y económicas de mayor equidad.

Para acompañar este cambio el CENM N° 2 cuenta con un equipo técnico-profesional que de­sempeña actividades de capacitación agropecuaria en el Campo Didáctico-Experimental del mis­mo, y acompaña con asesoramiento técnico-organizativo la iniciación y puesta en marcha de em­prendimientos familiares en los que los egresados ponen a prueba la capacitación recibida, des­de el año 1990.

Estos pequeños y recientes emprendimientos productivos permiten evaluar una incipiente mejo­ra en la calidad de vida y dieta alimentaria de todo el grupo familiar.

Para profundizar y afianzar estos avances se precisa la formación y capacitación de técnicos es­pecializados en producción primaria, industrialización y comercialización de la misma, preservan­do los ambientes en que se desarrollan las actividades.

En este sentido es necesario aportar al conocimiento ancestral, la incorporación y apropiación de técnicas de producción y tecnologías adecuadas, a través de las jóvenes generaciones.

En busca del desarrollo sustentable

A partir del compromiso asumido por la institución desde la especialidad de Recursos Naturales y Ecología se han diseñado y puesto en marcha diferentes proyectos tendientes a promover y apoyar iniciativas productivas.

Atendiendo a este objetivo y en la búsqueda de estrategias que permitan aplicar la capacitación adquirida, como un medio de superar la falta de fuentes de trabajo, el CENM N° 2 encara un Pro­yecto de Acompañamiento Técnico-Administrativo en Microemprendimientos que respondan funcionalmente a las expectativas de las y los adolescentes wichí y criollos de las comunidades y parajes más alejados.

Esta iniciativa aporta al desarrollo y crecimiento de una actividad, la producción apícola en el De­partamento Ramón Lista. Apostando a que es posible un crecimiento en lo cultural, social y eco­nómico, partiendo de la capacitación sobre las prácticas ancestrales de las comunidades y el aprovechamiento racional de los recursos naturales de la zona.

El CENM N° 2 recibe de las comunidades un desafío y lo acepta junto con los jóvenes egresados wichí: convertir a la apicultura en la primera actividad productiva con manejo racional y tecnifi­cado en el Departamento y en la zona.

Motivados y convencidos de la necesidad de crecer en el número de colmenas se gestionó ante autoridades provinciales la búsqueda de medios necesarios que fortalezcan el crecimiento de la actividad apícola con algún sistema que les permita depender de sus producciones.

Se logró acceder, a través de la Dirección de Industrias, Minerías e Hidrocarburos de la provincia de Formosa, a un subsidio con carácter de Fondo Rotativo para la compra de los insumos nece­sarios para el crecimiento apícola en el departamento Ramón Lista. Este fondo permitió la crea­ción y organización de una Proveeduría Apícola que provee el material necesario a los jóvenes capacitados que desean llevar adelante un Proyecto de Producción Apícola.

La creciente demanda de la actividad, en diferentes comunidades y los volúmenes cada vez más importantes en la producción de miel, ponen en juego la capacidad de gestión del Equipo de Di­rección, que, convencido de que es posible un desarrollo autónomo con la capacitación especí­fica y los medios necesarios, logra el financiamiento necesario a través del Plan Social Educativo del Ministerio de Cultura y Educación de la Nación , para la construcción y el equipamiento de una Sala de Extracción y Envasado de Miel que permita atender la demanda de los apicultores instalados en El Potrillo y zonas aledañas.

A mediados de junio del año último, más de treinta apicultores reunidos en asamblea constitu­yen la Asociación Cooperadora del Proyecto de Apoyo a Egresados del Centro Educativo de Ni­vel Medio N° 2 para Comunidades Autóctonas y Sectores Marginales de El Potrillo. (Pro.Ap.E. CENM N°2).

Como otro aspecto más de servicio, la institución, a través de su equipo técnico, brinda acompa­ñamiento y asesoramiento técnico a las comunidades en otras actividades cuya finalidad es tam­bién el autoabastecimiento y que pueden constituirse en una alternativa para la zona, como es la producción caprina.

Dicho asesoramiento se basa en diferentes aspectos que van desde el control sanitario, manejo adecuado, instalaciones apropiadas hasta el mejoramiento genético, con la finalidad de optimi­zar la producción.

Fortalecimiento e implementación de la EIB

El compromiso de mejorar la calidad de la enseñanza en los diferentes niveles del sistema edu­cativo del Departamento lleva a la institución a generar proyectos que fortalezcan este objetivo. De esta manera se implementan acciones que abarcan aspectos relacionados con la capacitación docente en EIB, la articulación de niveles y la elaboración de materiales didácticos.

Desde la institución se promueve una permanente formación y autocapacitación en EIB. Así se pone a disposición de los docentes bibliografía especializada y se crean espacios para el análisis y reflexión constante de las prácticas pedagógicas a la luz de los principios de este enfoque. La asistencia técnica de especialistas y la participación en cursos y encuentros interprovinciales e in­ternacionales, son otras alternativas de capacitación para los docentes en actividad.

Por otra parte, se organizan diferentes acciones de formación permanente para los docentes de los distintos niveles con el objetivo de profundizar el enfoque pedagógico didáctico intercultural y bilingüe. A través de los talleres programados y de las jornadas ocasionales de reflexión que se realizan a nivel institucional se identifican aciertos y dificultades y se generan acuerdos para de­sarrollar estrategias superadoras.

La institución participa de la Red Interprovincial de Educación Intercultural Bilingüe desde la cual se promueven instancias de capacitación e intercambio de las diversas experiencias educativas, con el apoyo y acompañamiento de especialistas nacionales e internacionales. Lograr que el sis­tema educativo nacional reconozca y adopte el enfoque IB como política educativa es la finali­dad de esta red.

La elaboración de material didáctico se convierte en un aporte para que la implementación gra­dual y sistemática de la EIB , desde el Nivel Inicial y el Primer Ciclo de EGB, se constituye en un proceso de aprendizaje real, viable y evaluable dentro del sistema educativo provincial, teniendo en cuenta la diversidad de las características culturales de la población.

Los cuadernos de actividades en lengua wichí y lengua castellana para el nivel inicial y EGB 1 han sido elaborados por un equipo de docentes wichí a partir de la experiencia realizada en distintas escuelas de diferentes comunidades aborígenes del Departamento y están destinados tanto pa­ra el uso del alumno como del maestro.

Para la selección de contenidos se tuvieron en cuenta los conocimientos culturales de la etnia y del medio, que tienen mayor relevancia y significatividad pedagógica, para favorecer la construc­ción de nuevos conocimientos.

Al reconocernos como una institución que, desde sus inicios, prioriza un proceso educativo in­tercultural bilingüe, consideramos importante el rescate de diversos aspectos de la cultura wichí y criolla a la que pertenecen los pobladores naturales del Departamento.

El registro escrito de los relatos existentes en la tradición oral, con sus distintas variantes significa un aporte a este proceso educativo, que trata de afianzar la identidad de cada grupo cultural, donde los jóvenes aprenden a reconocerse y apreciar su origen. Con este propósito se elaboró y publicó un material donde se recopilaron cuentos, costumbres y creencias de la cultura criolla.

Tratando de consolidar una oferta educativa que responda a la diversidad étnica, cultural y lin­güística del Departamento, se está elaborando para su publicación material didáctico para el área de Ciencias Sociales en español y en wichí para el Tercer Ciclo, desde la perspectiva de una Edu­cación Intercultural Bilingüe.

Por otra parte, las acciones de articulación de niveles con docentes, personal directivo y de su­pervisión de las escuelas de EGB 1 y 2 del departamento, y docentes de EGB 3 y directivos del Establecimiento, se manifiestan en los criterios y acuerdos logrados, en sucesivas jornadas y ac­tividades coprogramadas, con respecto al enfoque educativo intercultural bilingüe y a las com­petencias que se deben alcanzar al finalizar la EGB.

Estas acciones comprenden estrategias conjuntas que se materializan en acuerdos en relación con la pertinencia del desarrollo curricular con un enfoque educativo IB; las competencias a al­canzar al finalizar los ciclos, la secuenciación de contenidos por áreas y según niveles y la pues­ta en práctica de estrategias metodológicas que aporten a la transformación y al mejoramiento de la calidad educativa.

Otros aspectos de las acciones de articulación comprenden instancias de intercambio y capacita­ción referidas a la enseñanza del castellano con metodología de segunda lengua, la capacitación de docentes aborígenes con desempeño en EGB 3 en distintos aspectos lingüísticos y la realiza­ción de jornadas de evaluación institucional de proceso y resultado que tiendan a optimizar la propuesta educativa.

A modo de conclusión

Con la creación del CENM N° 2 en El Potrillo se concreta la primera oportunidad de una educa­ción secundaria en Ramón Lista. Se propone un enfoque intercultural bilingüe wichí-español des­de y para el contexto de pertenencia y se presentan distintas alternativas en relación con los ám­bitos que requieren nuevas respuestas (ley provincial 718/87).

La especialidad de Orientación Docente abrió paso para la formación específica de las y los jóve­nes wichí como Maestros Especiales Para la Modalidad Aborigen (MEMA), con desempeño en EGB 1 en áreas de Lengua y Cultura Materna, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales. En la actualidad sesenta y tres MEMAs trabajan en las escuelas del Departamento, en esta Institución y en los cua­tro Centros de EGB 3 Rural, consolidando el desarrollo de una pedagogía intercultural a través del trabajo en parejas pedagógicas. Los egresados de la especialidad llegan a ochenta y uno.

Otros setenta y nueve jóvenes con estudios secundarios completos provienen de la carrera Re­cursos Naturales y Ecología cuya finalidad ha sido la de aportar a un incipiente autodesarrollo a partir de tecnologías alternativas, culturalmente compatibles y de posible aplicación en peque­ños proyectos familiares y comunitarios.

A partir de la capacitación técnica ofrecida en el CENM N° 2, varios egresados aceptaron el de­safío de iniciar pequeños emprendimientos. Una actividad tal como el manejo racional de colme­nas es hoy una instancia incipiente pero firme de búsqueda de autonomía económica.

En los últimos 10 años el 1,7% de la población total ha llegado a terminar estudios secundarios en nuestro Centro Educativo. Un dato interesante es que el 20% de aquella matrícula eran mu­jeres mientras que la estimación actual por género habla de un 33,4% de inscriptas. Pero es in­teresante agregar a estos datos que la primera cohorte (1986-1990) apenas supuso el 6% de la inscripción total (estadística CENM N°2 - marzo 2001).

 


1 Resolución Nº 107/99. C.F.C. y E. Anexo I.3.

2 Resolución Nº 107/99. C.F.C. y E. Anexo I. Introducción.

3 Documento Base C.F.C. y E. Res. Nº 86/98.

 

 

 
Acerca de... Cómo usar el CD Mapa del CD Créditos