educ.ar Ministerio de Educación , Ciencia y Tecnología
 
 
Home CDHome Experiencias de educación intercultural Educación intercultural bilingüe. Debates, experiencias y recursos CD N° 9 - Colección educ.ar
 
   
Experiencias de educación bilingüe intercultural en el Nivel Inicial - Experiencias de educación intercultural | NEA
Versión para imprimir
Provincia Chaco
Departamento General Güemes
Localidad El Sauzalito
Institución Jardín de Infantes Nº147
Autor/es Lorenza Miranda
Etnias/Grupo de origen Wichí
Cantidad de auxiliares aborígenes 3
Lengua/variedad dialectal

wichí

Mapa de la argentina resaltando la ubicación de jujuy

Localización de la experiencia

La experiencia se desarrolló en el jardín de infantes Nro. 147 de El Sauzalito, provincia del Chaco, con niños aborígenes de la etnia Wichí. También asisten a él chicos que no son aborígenes.

El jardín es independiente de la escuela primaria y en total tiene 7 secciones, las cuales cuentan con un docente no aborigen para cada una de estas secciones y auxiliares docentes aborígenes que trabajan desde el año 1991.

Este año la sala en la que trabajo cuenta con mayoría de alumnos que hablan solamente el idio­ma wichí. Existe un anexo, en la localidad de El Vizcacheral, que no cuenta con salita para niños de 4 años, aproximadamente a 7 km de El Sauzalito, y este año se creó otro anexo en el paraje Los Lotes, a 3 km también de El Sauzalito.

Durante la semana nos distribuimos entre las tres docentes la atención en el paraje Los Lotes, mien­tras que el paraje El Vizcacheral cuenta con una docente no aborigen y una auxiliar docente abo­rigen en forma constante.

Narración de la experiencia

El trabajo en pareja pedagógica

Trabajo -con una docente que se asigna cada año- en la salita de niños de 5 años, con una asis­tencia diaria de 23 alumnos. El trabajo con ella es compartido, tanto en las planificaciones co­mo en el trabajo a diario en la sala con los infantes.

 

Respondiendo a problemas

Uno de los problemas que tenemos que enfrentar al comienzo de cada ciclo lectivo es el tema de la asistencia de los chicos; todos los años se realizan reuniones con las mamás y papás de los chicos inscriptos, pero generalmente los wichí no asisten, y si lo hacen no participan de las reu­niones, que generalmente se hacen en castellano. Si hay participantes wichís mi tarea es tradu­cir lo que expresa la maestra o directora para su entendimiento.

Mi maestra y yo decidimos hacer otra reunión invitando sólo a los padres de los alumnos de nuestra sala.

Visitamos casa por casa a las familias de los alumnos de las tres salas, para que no se olvidaran de la reunión prevista para el día siguiente. Durante la reunión notamos la participación de más mamás que papás.

Durante la reunión nos propusimos demostrarles que en el jardín los chicos no solamente van a jugar sino también a aprender. Para eso les enseñamos las salas, los rincones y también las carpe­tas, el lugar donde guardamos los trabajitos de los chicos, los materiales (tijeritas, pinceles, crayo­nes, lápices negros y de colores, etc.). Les encantó ver el panel de asistencia, lo habíamos realiza­do con cada una de las fotos de los chicos, y detrás de las fotos estaba escrito el nombre con el que lo llamaban en la casa, porque a veces no es el mismo que el que aparece en el documento.

También miraron los trabajitos que habían realizado hasta ese día, les hacía gracia ver cómo les costaba pronunciar y escribir sus nombres. Desde ese día empezaron a asistir los chicos.

En la sala en que no se visitó a los padres antes de la reunión no hubo cambios. Nosotros pensamos que la reunión incidió en la asistencia de los chicos.

Otra acción que llevé a cabo du­rante todo el año fue un programa de radio por una FM local. Tenía el mismo objetivo práctica­mente y era demostrar lo que los chicos hacen en el jardín y para qué sirve ir al establecimiento todos los días. Participaban tres secciones aborígenes, uno era el anexo de El Vizcacheral.

Otra de las acciones que hacemos es enseñarles a los chicos su nombre a través del uso del alfabeto ilustra­do en el idioma wichí y en el idioma castellano; el objeto que usamos para ilustrar está relacionado en cada caso con la letra que se enseña.

Durante el programa radial contamos cuentos en wichí y luego los traducíamos al castellano; al iniciar el programa la apertura se hacía en wichí, y luego de un corte musical se traducía al cas­tellano. Se implementó el sistema de invitaciones de distintos maestros y directores, se emitieron gra­baciones de canciones y saludos, u oraciones, etc. Los mismos chicos me decían en las calles que me escuchaban en sus casas; además de esto, cuando los chicos faltaban dos o tres días segui­dos iba yo o iba la maestra a la casa para ver qué les pasaba. También los visitábamos cuando teníamos que completar la ficha personal del niño.

Planificación, contenido y actividades

Planificamos durante todo el año, en unidades didácticas y algunos proyectos que duraban una o dos semanas. Los contenidos que incluimos son los clásicos del nivel inicial: el nombre propio, la plaza, el cuerpo, la familia, las fechas patrias, la germinación de las plantas, los animales y mas­cotas, la correspondencia. Nociones que se dan incluidas en cada una de las presentaciones pre­vias. Formas, color, tamaño, seriación, clasificación.

Comenzábamos las unidades con la recuperación de los conocimientos propios. Los chicos decían algo y yo o la maestra anotábamos en un afiche cómo lo expresan en wichí y lo escribía en wichí.

Algunas actividades que nos parecieron interesantes fueron escribir cuentos que los chicos inventa­ban: ellos dictaban y el texto era escrito en los dos idiomas, para ver qué les pasaba.

Frecuentemente les narro cuentos; los actos son bilingües, si hay algo escrito en el telón siempre se lo hace en los dos idiomas, lo mismo que en las glosas y los números. Todo los años hacemos estas ac­tividades: visitamos a una abuela para que nos cuente un cuento; también vinieron mamás y pa­pás para hacer trabajos de artesanía, utilizando barro y chaguar. Al final de cada unidad la maes­tra y yo anotamos el progreso de los chicos y las actividades que realmente pudieron concretar, como una manera de evaluar lo realizado. También los visitábamos cuando teníamos que com­pletar la ficha personal del niño.

Recursos didácticos

En la sala tenemos una biblioteca que tiene cuentos en los dos idiomas.

Los libros tratan de plantas, animales; hay libros de lectura de la primaria, revistas, diarios, enciclopedias del cuerpo humano.

Los rincones son como los de todos los jardines, con los nombres en los dos idiomas, y están ordenados co­locando palabras que en una y otra lengua comienzan igual.

En un panel de asistencia hecho con fotos de cada uno de los chicos, detrás de las fotos está es­crito el nombre de cada uno de ellos. Algunos de los chicos nunca habían visto su propia fo­to; al mirar sus imágenes algunos se reconocieron. Al finalizar el año les hice un portarretratos y se los regalé a cada uno de ellos. Los paneles del tiempo los trabajamos en forma oral.

Evaluación de la experiencia

Los aspectos de la experiencia que consideramos más logrados son:

  • La asistencia diaria.
  • La adaptación, y que hayan podido tener hábitos escolares.
  • El cuidado del material.
  • La participación: hablan, contestan, pasan al pizarrón, actúan. Les gusta la sala de los otros chicos. Las madres ayudaron a hacer los bolsitos para las carpetas y otras activi­dades que les pedimos, por ejemplo pintar el salón, poner rejas, colaborar con mate­riales didácticos. Hay mayor apoyo de los padres, que contestaron cuestionarios sobre distin­tos temas: la lombriz, los piojos, etc., como así también mandando materiales de desecho para realizar experimentos, materiales de higiene, etc.
  • Realización de una feria de ciencias con cada sección de esta institución, cuyos temas son: la lombriz (lumbricario), el aire, el agua.
  • Química: hacemos nuestra propia gaseosa.

 

 

 
Acerca de... Cómo usar el CD Mapa del CD Créditos