educ.ar
Canal Encuentro
Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología
Bicentenario argentino

Colección educ.ar: Uso seguro y responsable de las TIC | CD 27

Ciberbullying o ciberacoso

El ciberacoso o ciberbullying puede ser definido como la intimidación psicológica u hostigamiento que se produce entre pares, frecuentemente dentro del ámbito escolar, pero no exclusivamente, sostenida en el tiempo y cometida con cierta regularidad, utilizando como medio las tecnologías de la información y la comunicación. Se brindan aquí algunas claves que contrinuyen a reconocer la existencia de esta problemática y cómo proceder frente a ella.

Definición de ciberbullying o ciberacoso

escuela_bulling.bmp

El ciberacoso o ciberbullying puede ser definido como la intimidación psicológica u hostigamiento que se produce entre pares, frecuentemente dentro del ámbito escolar, pero no exclusivamente, sostenida en el tiempo y cometida con cierta regularidad, utilizando como medio las tecnologías de la información y la comunicación.

El ciberacoso produce un efecto psicológico devastador en sus víctimas, vulnerando su bienestar psíquico y su salud emocional.

El ciber-acoso escolar o el “E-Bullying”

El acoso y maltrato entre pares es un fenómeno que, lamentablemente, siempre ha estado presente de alguna manera en la vida escolar. Existe una gran dificultad, por parte de los docentes y adultos en general, para detectar las agresiones que puedan estar recibiendo un chico o chica de parte de sus compañeros. En tal sentido, las nuevas tecnologías y, en especial Internet, han contribuido a que esta problemática se multiplique de manera sustancial, dando cabida a un fenómeno mundial muy preocupante que se conoce como el “E-Bullying” o “cyberbullying”.

El E-Bullying no es más que el acoso cibernético entre pares. Es la utilización de herramientas de las nuevas tecnologías para el maltrato, agresión y atemorización de pares. En estos casos, quienes ejercen conductas violentas contra los niños son otros niños o personas menores de edad. Aquí radica la importancia de ubicar al niño y a la niña no sólo en un rol pasivo o vulnerable donde los adultos pueden violentar sus derechos, sino que ellos mismos también pueden ser sus propios agresores, abusadores. 

El maltrato entre compañeros puede aparecer de formas muy diversas. No solamente se manifiesta a través de peleas o agresiones físicas: con frecuencia se nutre de un conjunto de intimidaciones de diferente índole que dejan al agredido sin respuesta. Pueden ser intimidaciones en forma verbal, psicológicas, agresiones físicas y aislamiento social.

El medio en que se produce el E-Bullying puede ser la transmisión de mensajes de texto a celulares, imágenes tomadas con las cámaras de los teléfonos, e-mails bajo una identidad falsa, grupos de debate en línea y páginas web dedicadas a la victimización de una persona específica. Las consecuencias de este abuso pueden ser devastadoras. El entorno virtual facilita la intimidación e intensifica la experiencia de abuso desde la perspectiva de la víctima. Al mismo tiempo, un celular o Internet ofrecen un sentido de distancia de la víctima en la cual ésta puede sentir que no tiene dónde refugiarse: un mensaje de texto, por ejemplo, puede llegarle estando en cualquier lugar o puede que sufra pensando que su humillación puede ser presenciada por un gran público en el ciberespacio.

Los pares de los niños intimidados en línea así como en el mundo real pueden cumplir un importante rol: alertar y proteger a sus compañeros cuando se los daña o corren riesgo de ser dañados. La intimidación acaba más rápidamente cuando los jóvenes mismos expresan su empatía e intervienen. Por lo tanto, los programas de educación y concientización para contrarrestar todas las formas de intimidación requieren la provisión de asistencia al grupo más amplio de pares, para que desarrollen tácticas para protegerse entre ellos contra esta forma de daño : por ejemplo alentar a los niños a compartir sus vivencias en el grupo, aún cuando estas sean desagradables o intimidatorias; hacer actividades de rol playing en donde se trabaje quién es víctima y quién victimario; etc.

El hacer público frente al grupo de pares una situación de ciberacoso o E-Bullying pone en juego mecanismos de cooperación y solidaridad entre los compañeros.

El anonimato


Internet es un medio donde las personas, en parte por preservar su intimidad, y en parte por las características del mismo (falta de interacción cara a cara, distancias geográficas y culturales entre usuarios, etc.) utilizan nicks y muchas veces, “inventan” perfiles y características personales falsas.

En algunos casos, el “escudo” que provee el anonimato puede favorecer actitudes agresivas, insistentes, de carácter amenazante por parte de la persona “anónima”, que puede ser también un niño o niña.

Algunas características del ciberacoso o E-Bullying

Según la Asociación española PROTEGELES “Una idea compartida entre expertos en seguridad infantil, es la dificultad que existe en muchos casos de separar un caso de acoso de uno de ciberacoso. (…) En muchas ocasiones el ciber-bullying tiene como consecuencia que un caso de acoso escolar se perpetúe durante toda la jornada, también en el hogar, durante las horas de estudio o descanso, agravando la situación e infringiendo un perjuicio aún mayor a la víctima”.

En su gran mayoría son los niños y los adolescentes quienes son los protagonistas de este tipo de conductas de hostigamiento a través de las TIC.

El grupo CIDEP (http://www.grupocidep.org), que investiga el fenómeno del bullying y ciberbullying en Argentina, enumera las siguientes características respecto de una conducta de hostigamiento:

  • Debe existir un hostigador y un hostigado
  • El bullying y el ciber-bullying es contra una persona concreta y no contra un grupo.
  • Generalmente es un grupo el que ejerce el hostigamiento, dirigido por un líder quien idea las acciones, aunque no siempre sea él el que las ejecuta.
  • Tiene que haber disbalance de poder o de fuerza
  • El hostigamiento tiene que ser repetido y sostenido en el tiempo.


La misma Asociación señala que “algunos autores consideran víctima al hostigado y victimario al hostigador. Sin embargo todos los que participan en el bullying o en el ciber-bullying en alguna medida son afectados por el mismo; es decir que las víctimas son todos los que están involucrados. El niño hostigado tiene más riesgo de padecer enfermedades psíquicas y fisicas tales como depresión, fobia escolar, ansiedad, trastornos de aprendizaje, cefalea, dolor abdominal, etc. Pero se observó que el hostigador también puede padecer cuadros de ansiedad , trastornos de conducta y baja autoestima. Un niño hostigado puede transformarse en hostigador, y este es el que tiene peor pronóstico. Hay niños que son hsotigados en un medio; y en forma reactiva hostigadores en otro ambiente. Esto se da con niños maltratados por sus padres o hermanos, que en la escuela son hostigadores”.

La conducta de hostigamiento entre pares en el ámbito escolar suele se de difícil detección, tanto sean casos de bullying como de ciber–bullying, por lo cual es fundamental que tanto padres como educadores estén atentos frente a determinados cambios que pudieran ocurrir en el comportamiento de los niños, niñas y adolescentes, tanto en la escuela como en el hogar. Algunos de los síntomas pueden ser:

  • No quiera asistir a clase.
  • Comportarse con irritabilidad o nerviosismo.
  • Mostrar cambios súbitos de carácter.
  • Presenta síntomas de tristeza y depresión.
  • No tenga ganas de ver a sus amigos, ni de salir de su casa.
  • Falta de integración con pares.
  • Descenso del rendimiento académico.

Formas de ciberacoso

  • Al hacer referencia a las formas mediante las cuales se produce el ciber–bullying debemos mencionar las siguientes:
  • A través del correo electrónico, enviando mensajes desagradables, ofensivos, intimidantes o amenazantes.
  • A través de la publicación de blog, fotologs, fotos , videos o páginas web de carácter ofensivo, denigrante, amenazante o discriminatorio. 
  • A través del chat y salas de chat, mediante el envío de mensajes intimidatorios, ofensivos o discriminatorios.
  • A través de mensajes de texto enviados desde el celular, mensajes de contenido agresivo, molesto o intimidatorio.

Tal cual plantea la agencia gubernamental irlandesa NCTE en su informe Webwise Online Harassment Report 2008, “para entender qué hace del ciberacoso un fenómeno diferente, no debemos perder de vista que los menores ocultan sus comunicaciones con sus amigos a los adultos, esto ocurre de forma desmesurada online, necesitan verse libres de su supervisión. Este hecho favorece la acción de los ciberacosadores”.

A continuación se ejemplifican algunas situaciones de ciberbullying, enumeradas en el Manual de uso responsable de las TIC: 15 a 17,  producido por la Comisión de Libertades e Informática de España–CLI (www.asociacioncli.es):

  • Fotos. Utilizan las fotos que sus “víctimas” tienen colgadas en internet, para manipularlas y exponerlas en la Web, avergonzando y humillando a la persona, e incluso para chantajearlos.
  • Suplantación de la identidad. Con los datos de otra persona editan perfiles o páginas web haciendo comentarios ficticios, haciéndose pasar por otra persona, o escribiendo opiniones que ofenden a otros o comentarios violentos. 
  • Ataque a la intimidad. Se introducen dentro del correo electrónico de otras personas manipulándolo, leyendo los mensajes, registrándoles en páginas para que sean víctimas de correos basura o de virus informáticos.

Hay algunas claves para prevenir el bullying y el ciberbullying en el ámbito escolar

A la hora de prevenir conductas agresivas en el ámbito escolar, que puedan derivar en comportamientos de hostigamiento entre pares, es indispensable tener en cuenta algunas de estas pautas.

  • Cabe la responsabilidad tanto a los padres como a los educadores identificar conductas de hostigamiento en el ámbito escolar.
  • Es recomendable que el docente junto con los alumnos confeccionen un reglamento de convivencia para con sus pares.
  • Incentivar y fomentar conductas de colaboración y solidaridad entre pares.
  • Idear métodos de resolución de conflictos entre pares.
  • Instruir a los alumnos acerca de las consecuencias de las conductas discriminatorias
  • Generar un ámbito de confianza dentro de la escuela para que los alumnos puedan reportar casos de hostigamiento.
  • Mantener una fluída comunicación entre la institución escolar y los padres. 

Qué hacer frente a casos de ciberbullying?


La asociación española PROTEGELES ofrece las siguientes recomendaciones en caso de ser víctima de ciberacoso:

  • No contestes a mensajes que traten de intimidarte o hacerte sentir mal. Con ello probablemente conseguirías animar al acosador.
  • Guarda el mensaje: no tienes por qué leerlo, pero guárdalo como prueba del hostigamiento. Es vital tener registro del incidente en caso de que busques ayuda o tengas intención de denunciarlo.
  • Cuéntaselo a alguien en quien confíes. El hablar con tus padres, amigos, un profesor, el celador de la escuela, el delegado del curso o a alguna organización que te pueda ayudar, es el primer paso que deberías dar.
  • Bloquea al remitente. No tienes que aguantar a alguien que te está hostigando. Bloquea a los remitentes no deseados.
  • Denuncia los problemas a la gente que pueda hacer algo al respecto. Puedes tomar el control de la situación no soportando contenidos ofensivos.
  • Respeta a los demás y respétate a ti mismo, el estar conectado en la Red supone que estas en un lugar donde la información se hace pública, aunque no siempre parezca así. Conoce tus derechos.

Material para ver en clase

Una adolescente sometida a una situación de ciberbullying decide terminar con esta realidad denunciando el hostigamiento.

http://www.youtube.com/watch?v=goQQUhbM62w

 

Una niña se sube a un escenario y comienza a ridiculizar a una compañera de curso. Se establece un paralelo entre el hostigamiento en línea y el insulto cara a cara. Culmina con una reflexión.

http://www.youtube.com/watch?v=jgYtpEYlfB8&NR=1