Socorrismo básico para escuelas - CD14

Pulso

Se toma en cualquier arteria superficial que pueda comprimirse contra un hueso.

  • En la sien (pulso temporal).
  • En el cuello (pulso carotídeo): en la emergencia es el pulso que se toma con mayor facilidad.
  • En la parte interna del brazo (pulso humeral): se toma en los lactantes porque tienen cuello corto y grueso.
  • En la muñeca (pulso radial).
  • En la parte interna del pliegue del codo (pulso cubital).
  • En la ingle (pulso femoral).
  • En el dorso del pie (pulso pedio).

Cómo tomar el pulso radial



Para tomar el pulso carotídeo: localice la arteria carótida que se encuentra en el cuello; para ubicarla proceda de la siguiente manera:

  • Palpe la nuez de Adán, en las mujeres puede ser más pequeña que en los varones.
  • Deslice sus dedos hacia un lado de la tráquea (la tráquea se encuentra en la línea media de la nuez de Adán y por debajo de esta).
  • Palpe la arteria con sus dedos índice, medio y anular. No palpe con el pulgar porque el pulso de este dedo es muy perceptible y se confunde con el pulso de la víctima.
  • Presione suavemente para sentir el pulso. No ejerza presión excesiva porque no se percibe adecuadamente y, además, puede ser riesgoso para la persona afectada.
  • Anote el número de latidos por minuto y controle los cambios cada 5 o 10 minutos. Esta información es de utilidad para el médico.

Los valores normales son:

  • Neonatal (de 0 a 1 mes): de 130 a 140 pulsaciones por minuto.
  • Lactantes (niños de hasta 1 año): de 80 a 120 pulsaciones por minuto.
  • Niños: de 80 a 100 pulsaciones por minuto.
  • Adultos: de 60 a 100 pulsaciones por minuto.
  • Mayores de 60 años: de 50 a 90 pulsaciones por minuto.