Qué es educ.ar
Cómo se usa educ.ar
Para quiénes se hace educ.ar
Quiénes hacemos educ.ar
Quiénes nos acompañan
Home | Qué es educ.ar | Recursos | El movimiento expresivo
 
El movimiento expresivo


Ilustración: Mariano Grynberg

¿Por qué esta propuesta?

Creemos que es muy importante la incorporación de nuevos contenidos a las clases de Educación Física en este nivel porque así se posibilita a los alumnos el aprendizaje de lenguajes corporales creativos que permitan la mejora de sus posibilidades de comunicación motriz.

En la Propuesta N° 4 de EGB 1, Comunicándonos con el cuerpo, desarrollamos una serie de consideraciones que también ahora, sintéticamente, deseamos destacar atendiendo a que es un aspecto de los contenidos en el cual la mayoría de los profesores de Educación Física no han tenido posibilidad de formación como para plantearlo ampliamente y que por eso requerirá cierta estrategia.

¿Qué es el movimiento expresivo?

una conducta motora con acento en el área afectiva, donde existe intencionalidad de transmitir un mensaje.
un lenguaje de primera instancia, que se da sin aprendizajes previos de técnicas específicas.
una forma de danza.

Todos los jóvenes tienen, cualquiera sea su potencial actual, la posibilidad de expresar con el movimiento de su cuerpo, el sonido de su voz, el manejo de objetos y el juego con compañeros, lo que ven, oyen, sienten y/o imaginan.1

En este tipo de actividades, al no existir modelos a copiar ni marginaciones, el joven encontrará oportunidades para expresarse corporalmente, algo no habitual en otras actividades físicas.

¿Por qué incluir el movimiento expresivo en las clases de Educación Física?

  • porque está estrechamente ligado a la conducta del ser humano a cualquier edad;
  • por la posibilidad que brinda naturalmente de exteriorizar emociones y sensaciones;
  • porque al fin se lo reconoce como un agente válido dentro del abanico de lo inherente a la Educación Física:
  • estimula la fantasía de movimiento que se necesita en todos los ámbitos de la Educación Física y la creatividad que complementa la adquisición de las pautas de movimiento fijas en las demás áreas de ejercitación.2

Recursos a utilizar

  1. Estímulos sensoriales: visuales, sonoros, táctiles, olfativos y gustativos.
  2. Imágenes y/o situaciones dramáticas.

Elementos para la estrategia de acción Atendiendo las particularidades de las expectativas más comunes de los alumnos de Polimodal hacia las clases de Educación Física para plantear propuestas de clases con contenido de movimiento expresivo, tendremos en cuenta que:

  1. el interés de alumnas y alumnos, a priori, será totalmente distinto;
  2. podrá evaluar previamente, con algunas propuestas prácticas, la variedad de respuesta y aceptación; no se largará a ciegas;
  3. habrá que relevar espacios y recursos adecuados;
  4. deberá dejar claro el porqué y el para qué, las razones de su inclusión y los beneficios que reportará en cada uno;
  5. aparecerán objeciones de los alumnos (por temor a lo nuevo, por carecer de experiencias anteriores, por vergüenza a mostrarse en conductas corporales menos acotadas, no estereotipadas, etc.). Aquí será fundamental su decisión, aportes, prudencia y contención para ayudarlos a superar las resistencias.
  6. Intente actualizarse previamente con conocimientos didácticos específicos, al igual que lo hace con cualquier otro contenido y, de ser posible, participe en experiencias prácticas personales como alumno, en un lugar especializado, para luego desarrollar una tarea que gratifique a sus alumnos.

Situaciones propuestas

Improvisaciones a partir de movimientos gimnásticos y gestos deportivos ya aprendidos (o que tienen que ver con sus gustos) y sus combinaciones. Por ejemplo llevar el balanceo de los brazos a otras amplitudes, energías, trayectorias, velocidades; balancear todo el cuerpo, sin y con desplazamientos, jugarlo con un compañero; apoyándose en un clima sonoro producido por el docente, o alguien del grupo, con voces, palmas, parche o sobre un tema musical grabado.

Exploración sensorial y/o exploración por la acción a la que se somete un objeto. Por ejemplo, si estamos explorando algunas particularidades de un pañuelo de gasa (o tela similar) descubriremos que "el pañuelo es liviano". Rescatar lo liviano; moverse y desplazarse tratando de no "pesar" sobre el piso. Jugar también con lo opuesto: moverse pesadamente.

La imitación simultánea o diferida (por ejemplo, de gestos, actitudes, posiciones, movimientos u otros) enriquecerá, entre otras cosas, la posibilidad de empezar realmente "a ver" al otro, exclusivamente, desde un lado respetuoso: personajes de ficción, compañeros del grupo, alguna figura del deporte o de los medios de comunicación.

Trasladar una misma acción a diferentes partes del cuerpo hasta jugar su esencia improvisando libremente. Por ejemplo, cada uno juega con un globo bien inflado, golpeándolo (o empujándolo) con una mano. Tras un rato de jugar la propuesta, dejarán los globos a un lado y tratarán de llevar la acción (golpear o empujar) a distintas partes del cuerpo (pie, panza, torso, brazos) haciéndolo con distintas velocidades o calidades de movimiento.

Evocación de una situación vivida. Por ejemplo ¿cómo caminan ustedes descalzos por arriba de la arena caliente? ¿Y de piedritas que pinchan? ¿Y en un piso muy encerado y resbaloso?

Jugar al "como si". Por ejemplo, ¿cómo se moverían si fuesen alguien que se puso una capa muy larga y desea lucirla? ¿Y si estuviesen tratando de despegar los pies de un piso sumamente pegajoso que los tiene casi atrapados?

Transfiguración del objeto, por ejemplo con cajas de cartón medianas o grandes. "¿Qué otra cosa podría ser?" (una casa, el caparazón de una tortuga, un dado, la base de una estatua, una caja con el chasco de un muñeco saltarín, etc.). Tras sus respuestas, se estimulará a alumnas y/o alumnos a moverse/jugar en consecuencia, de acuerdo con las asociaciones de imágenes surgidas, ya sea individualmente, de a dos o en pequeños grupos.

Actividades sugeridas

Haga que ellos observen, que sean espectadores de distintas situaciones en que aparezca el movimiento expresivo (en mimos, bailarines, distintas series de gimnastas) a través de videos, imágenes gráficas, salidas a ver espectáculos para impulsar en ellos sus propias prácticas y producciones.

Organice momentos de la clase (entrada en calor, secuencias de movimientos) con apoyatura de música, canciones seleccionadas por ellos mismos. Analice las posibilidades de movimiento que permite cada canción junto con ellos y ofrézcales la posibilidad de que hagan nuevas propuestas.

Plantee secuencias rítmicas cortas, en las que sus alumnos incorporen y produzcan sonidos que acompañen los movimientos, por ejemplo juegos rítmicos con palmas.

Que ante una melodía idéntica para todos, cada grupo cree una coreografía. El tema musical podría ser propuesto por los alumnos, e incluso, analizado con ellos.

Seleccione distintos climas musicales que posibiliten movimientos con diferentes matices, energías y velocidades, y propóngales encontrar respuestas motoras adecuadas o buscarle una intención acordada grupalmente para llevarla a los movimientos elegidos. Proponga el trabajo en pequeños grupos.
Jueguen a "Dígalo con mímica" y sus variantes.

Con los alumnos en particular, y teniendo en cuenta algunas de sus actitudes juveniles comunes (desafío, encuentro, oposición, desencuentro, agrupamiento, lucha, rechazo a reglas impuestas, unión), que en grupos jueguen la idea de plantear coreografías breves o cuadros vivientes, fotos, que transmitan tales actitudes. Sería apropiado poder acompañarlos con apoyatura de ritmos con parches: tambores, bongoes, batería, etc.
Esta propuesta también podrá intentarla con las alumnas y, en algunos casos, en grupos mixtos. Hágalos incursionar en la imitación de danzas tribales conocidas u otras inventadas por ellos. ¿Recuerda la danza que hacen los jugadores de rugby de los All Blacks antes de iniciar un partido?

Plantee trabajos grupales en respuesta a una consigna secreta que deberán corporizar y poner en movimiento (para que los otros grupos adivinen de qué se trata): el mar embravecido, el caminar sin rumbo, energía concentrada, etc.

Juegos teatrales o dramáticos.

¿Cómo trabajar corporalmente ideas o conceptos que ellos estén tratando en otras áreas?

Además de lo que pueda desarrollar en las clases comunes, en algunas escuelas estas clases podrán organizarse a manera de talleres o clases optativas, para quienes tengan especial interés en ampliar su capacidad comunicativa expresivo-motriz y abordar distintos temas específicos, aunque esto dependerá de la disponibilidad institucional. Varios grupos de edades similares que elijan entre las opciones que sus profesores les ofrecen: movimiento expresivo, acrobacia, malabares, gimnasia aeróbica, etc., puede ser una propuesta para realizar en clase.

Aportes sobre el tema

AA.VV. El arte en la educación argentina. Palabras y realidades. Cuadernillo 1. Buenos Aires, 1995.

Kalmar, D., Harf, R. y Wiskitski, J., Artes y escuela, Buenos Aires, Paidós, 1998.

Stokoe; P. y Sirkin, A. El proceso de la creación en el arte, Buenos Aires, Almagesto, 1994

1. Stokoe, P. La expresión corporal y el niño. Ricordi, Buenos Aires, 1968.

2. Porstein, A. y Bird, J. El aprendizaje por el movimiento. La Obra, Buenos Aires, 1980.

Ministerio de Educación: Programa Nacional de Innovaciones Educativas

 
educ.ar
Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología