Qué es educ.ar
Cómo se usa educ.ar
Para quiénes se hace educ.ar
Quiénes hacemos educ.ar
Quiénes nos acompañan
Home | Qué es educ.ar | Recursos | Antártida
 
Antártida: un continente especial

Base antártica Esperanza
Base antártica Esperanza

Una existencia prevista

La existencia de un continente austral fue conjeturada muchos siglos antes de ser comprobada. Ya en el siglo V a. C., los antiguos griegos consideraban que en un planeta esférico, para contrapesar las masas continentales del hemisferio Norte debía existir un continente de similares dimensiones en el hemisferio Sur. Y así denominaron al ignoto continente con el nombre de Antiartkos, por oposición al Ártico, nombre de la estrella polar de la constelación de la Osa (Artkos, en griego).

Los dos mapas que se ven a continuación reflejan el rudimentario conocimiento que se tenía del continente antártico en los siglos XVI y XVII. El primero es de 1593, y se debe al flamenco Gerard de Jode. En él se representa la América del Sur con el nombre "Brasilia et Peruvia". Nótese que la Tierra del Fuego está ligada con la Antártida. Las Islas Malvinas figuran con la denominación "Islas de Acengam". Como se podrá observar, se trata de un típico mapa medieval profusamente decorado, con ilustraciones de monstruos, ciudades, bosques y montañas.

Mapa de 1593
Mapa de 1593

El siguiente mapa es posterior en unos sesenta años. Su autor es Jan Jansson (1596-1664), también flamenco, cuya obra comprende el trazado de varios atlas. Jansson utiliza otro tipo de proyección, y diferencia la Tierra del Fuego de la Antártida. Esta última aparece identificada como "Terra Australis Incognita" (tierra austral desconocida).

Mapa del siglo XVII
Mapa del siglo XVII

Algunos datos geográficos

  • El continente antártico ocupa el 9,4% del total de la superficie terrestre.

Continente

Superficie aproximada en km2

Antártida

14.300.000

Asia

44.000.000

América

43.000.000

África

30.000.000

Oceanía

11.500.000

Europa

10.000.000

  • La Antártida es el continente de mayor altura media respecto del nivel del mar. Ello se debe, sobre todo, a la capa de hielo que la cubre permanentemente.

Continente

Altura media

Antártida

2050 m

Asia

960 m

África

750 m

América del Norte

720 m

América del Sur

500 m

Europa

340 m

Oceanía

340 m

Promedio terrestre

600 m

  • La capa de hielo que cubre la Antártida tiene un espesor variable según la zona considerada; en algunas áreas llega a los 4300 m. En pocos lugares afloran rocas: los manchones rocosos en el hielo, denominados nunatak, se dan en las costas o, muy espaciadamente, en el interior del continente. Si se considera que el espesor promedio del hielo es de unos 2 km, es posible calcular el volumen de la capa que forma sobre la superficie rocosa de acuerdo con la siguiente fórmula: Volumen = superficie de la base x la altura = 14.300.000 km2 x 2 km = 28.600.000 km3

Croquis: altura antártica
Croquis: altura antártica

  • El continente está rodeado por un extenso océano, el Antártico. El límite con el Índico, el Pacífico y el Atlántico se ha denominado línea de convergencia antártica. Esta línea imaginaria queda determinada por las diferentes características de las aguas; las del Antártico son mucho más frías y presentan muy baja concentración de sales. En el siguiente croquis puede verse claramente la línea de convergencia entre los océanos.

Croquis: convergencia antártica
Croquis: convergencia antártica

  • Convencionalmente se divide al continente antártico en cuatro cuadrantes, que se ilustran en el siguiente croquis. Cada cuadrante se identifica con el nombre de las tierras o del océano que enfrenta.

Croquis: cuadrantes
Croquis: cuadrantes

  • En la Antártida hay cadenas montañosas de relevancia. La cadena Transantártica tiene picos de más de 3.000 m, que a veces apenas sobrepasan el hielo. En los Antartandes, la continuación de la cordillera de los Andes que atraviesa la península antártica, se encuentra el pico más alto del continente, el monte Vinson, de 5.410 m.
La vida

Las condiciones climáticas de la Antártida son tan rigurosas que la vida sólo es posible en una pequeñísima porción de su área total. Las temperaturas son extremadamente bajas (varias decenas de grados centígrados bajo cero), la luz es escasa durante buena parte del año, el suelo está casi totalmente cubierto por hielo y la atmósfera es sumamente seca. Las condiciones menos severas para la vida se dan especialmente en el área marina, y también en una estrecha franja que se extiende por la costa continental hasta unos pocos cientos de metros hacia el interior. El ecosistema terrestre antártico carece de los grandes mamíferos que viven en el ártico; tampoco hay árboles ni arbustos, ni pastos. Todo esto contribuye a conferirle al continente su particular fisonomía. En la estación estival, en las escasas zonas sin hielo o nieve, puede distinguirse una vegetación de cierta diversidad en la cercanía de las zonas de nidificación o de descanso de distintas aves. Como el suelo es arenoso y no posee humus, los minerales necesarios para su supervivencia son aportados por las deposiciones de esas mismas aves. Ocasionalmente pueden divisarse formas vegetales microscópicas en el agua de deshielo. Las especies vegetales más numerosas son las de líquenes, asociaciones simbióticas de hongos con algas que toman minerales de las rocas. A ellas se agregan musgos, algas, hongos y bacterias.

En la península antártica y en algunas islas pueden hallarse ejemplares de dos especies de plantas con flores, entre ellas, el denominado clavel antártico. Sólo unas pocas especies de insectos y de arácnidos han sido detectadas en el continente, pero es frecuente la presencia de parásitos de aves y mamíferos marinos. La mayor riqueza biológica se encuentra en el mar que circunda al continente, donde se localiza un complejo ecosistema. Esto es posible sobre todo por la alta concentración de oxígeno del océano Antártico.

En las aguas del océano Antártico hay plancton, una comunidad de microorganismos que se desplazan según las corrientes, y pueden tener origen vegetal (fitoplancton) o animal (zooplancton).

El fitoplancton está constituido por algas unicelulares, como las diatomeas, y otros organismos microscópicos. Constituye el primer eslabón de todas las cadenas tróficas antárticas.

El zooplancton está compuesto por organismos que se alimentan de fitoplancton o de otros organismos del zooplancton. De ellos, el más abundante es el grupo de los eufausidos, pequeños crustáceos conocidos con el nombre de krill. Sus enormes cardúmenes son alimento para peces, mamíferos, aves y otras poblaciones marinas; por ello son elementos determinantes de la dinámica de todo el ecosistema antártico.

El krill se ha multiplicado a partir de la virtual extinción de las ballenas a las que servía de alimento, y representa una opción para la alimentación humana por su riqueza en proteínas. En el océano también se encuentran esponjas, moluscos, equinodermos, anélidos y un centenar de especies de peces.

Entre los mamíferos que viven en los mares antárticos se encuentran las focas (de Weddell, cangrejera, de Ross, leopardo), los otáridos, que son las focas con orejas, y el lobo marino de dos pelos, que es el de mayor desarrollo. Estos últimos, sin embargo, se concentran sobre todo en las islas localizadas fuera de la convergencia antártica. Por otra parte, en el continente se han localizado varias especies de aves voladoras, como los cormoranes, las eskúas, los albatros, la paloma antártica, el petrel, las gaviotas y los gaviotines; aves anfibias, como el pingüino, que anida en tierra y se provee de alimento en el mar, del que existen varias especies: real, saltador, emperador, de Adelia, pico rojo.

Red trófica antártica Red trófica antártica
  1. Fitoplancton
  2. Zooplancton
  3. Petrel
  4. Pingüino Adelia
  5. Eskúa
  6. Calamar
  7. Pez
  8. Pingüino emperador
  9. Foca de Weddell
  10. Foca de Ross
  11. Pez
  12. Foca cangrejera
  13. Ballena azul
  14. Leopardo marino
  15. Orca

Otros fenómenos curiosos

  • Quien viaje a la Antártida será testigo de un peculiar fenómeno luminoso. Mucho antes de avistar tierra se observa una intensa luminosidad en la atmósfera. Este fenómeno ocurre dado que el 80% de la radiación solar que llega al continente antártico se refleja y se dispersa en el aire.
  • Debido a su ubicación en el globo, el Círculo Polar Antártico permanece en la penumbra durante seis meses consecutivos, para terminar en una noche de 24 horas, el 22 de junio de cada año. Luego comienza a verse progresivamente la luz solar durante otros seis meses hasta llegar al 22 de diciembre, iluminado por el sol durante las 24 horas.

Ilustración
Ilustración

  • Los glaciares son masas de hielo que se mueven lentamente, o que se han movido en el pasado. Se encuentran en las regiones polares y en muchas de las cordilleras del mundo. La velocidad con que se desplaza un glaciar es tan lenta que no puede notarse a simple vista. Ese movimiento depende principalmente del declive del suelo en que se apoya, del espesor del hielo que lo constituye y de la temperatura ambiente. Una forma de medir la velocidad de un glaciar es colocar señales que permitan evaluar su desplazamiento al cabo de un tiempo. En la Antártida, estas mediciones dan un movimiento de 500 m por año, lo que implica un desplazamiento de algo más de 1 m por día. Mediante ese procedimiento se puede conocer la velocidad de su superficie, pero esa velocidad no es pareja en todo el glaciar, sino que disminuye en las zonas más profundas y hacia los costados. Debido a ello la masa de hielo sufre grandes deformaciones. Los glaciares que no se encuentran en la Antártida se deslizan sobre un fondo rocoso. En la Antártida, en cambio, los glaciares están fijados en su fondo, y lo que se desplaza es su parte superior. En las regiones polares los glaciares se desplazan lentamente hacia la costa; allí se producen desprendimientos de enormes bloques de hielo que caen al mar, donde flotan formando témpanos.

  • La nieve se presenta como diminutos cristales con formas muy llamativas que se crean al enfriarse el vapor de agua atmosférico. En las regiones polares se producen grandes acumulaciones de nieve debido a las sucesivas nevadas. Las capas profundas quedan así cada vez más comprimidas. Como resultado de la compresión, buena parte del aire contenido en la nieve es expulsado de las capas profundas. Al perder aire, las capas inferiores se vuelven más compactas. Los cristales de la nieve van sufriendo modificaciones, adquiriendo forma de granos irregulares característicos de un estado llamado neviza. Tras posteriores compresiones la neviza se transforma en hielo.
 
educ.ar
Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología